20 historias de amor que surgieron desde el frikismo puro


0

Se acerca el famoso San Valentín, que conmemora el día en que muchos pololos y esposos pajeros tratan de compensar un año entero de tirarse las bolivarianas y hacen un cariñito a su minurri con alguna invitación a comer algo un poco más sofisticado que una chorrillana, y hartas chicas solteras se emperifollan para salir a hacerse las casuales en algún carrete donde habrá otros solteros, con un discurso anti-14 de febrero que es más mulilla que la declaración de patrimonio de Sebastián Dávalos.

En el staff del Calabozo Mutante, sin embargo, creemos en que el amor está incluso en los lugares y personas más inesperadas. No se necesita ser un abogado de la gran ciudad para conocer a la mejor Player 2 que podrías haber imaginado, o al Striker pulento que necesitabas para enfrentar todas las peleas del Challenge Mode que es la vida. Hay teams de cabros y cabras bacanes que se formaron en el frikismo puro, compartiendo gustos atípicos o en el seno más regalón de la cultura popular. Y son tan esperanzadoras de que cualquier granilludo adicto a Skyrim puede encontrar el amor verdadero, que quisimos contarles las mejores y más mamonas 20 historias que nos confesaron nuestros lectores.

 

20. Descarta tu mano y ganas una vida

“Pablo era amigo de mi hermano y nunca jamás se me pasó por la cabeza que me podría gustar alguna vez, hasta que en un verano nos encontramos en una playa y pasamos hartas semanas compartiendo; este hueón eso sí se lo pasaba jugando Magic con mi hermano y otros amigos suyos, lo que yo encontraba súper perno, hasta que un día me dije ‘qué tanta hueá, voy a cachar qué onda con este juego a ver cuál es la maravilla’, ¡y me encantó! Pablo se ofreció a enseñarme y bien pronto empecé a ir a torneos con él, los dos participábamos y a veces a mí me iba mejor que a él, jaja. Fue cosa de tiempo hasta que empezáramos a pololear y ya llevamos tres años casados, tenemos una hijita de un año”. Maite, Santiago.

 

19. Este farol no alumbra, solo en tu corazón

magic“No puedo decir que mi historia fue la dignidad misma, pero que de todo ese jugo haya salido algo tan bueno es increíble. Con unos amigos estábamos en el carrete de cumpleaños de una compañera de la U, y había amigas de su colegio ahí también. Cuento corto, tipo 4 AM había una de esas minas que juraba saber todo sobre Star Wars y yo le dije que a ver qué tanto sabía; jugamos una cultura chupística con tapas de ron blanco al seco y ganó ella, aunque ambos quedamos hechos mierda. Yo vomité un equipo de música y ella se quedó dormida en el baño haciendo pipí con los calzones abajo y tuvieron que meterse las amigas por la ventana del patio que daba al baño para sacarla. Ahí nos empezamos a gustar y pololeamos cinco años, fue una relación súper bonita y terminó cuando ella se fue al extranjero a estudiar un magíster, lo preferimos así porque ella a Chile no quería volver”. Felipe, La Serena.

 

18. E irás al baile conmigo, ¡en el nombre de la Luna!

“Estaba en cuarto medio y tenía mi baile de egreso, el último evento que se hacía en el colegio como estudiante. Le pedí a una chica que encontraba linda que fuésemos juntos y dijo que sí; lo que yo no sabía es que le gustaba harto a ella, nadie me lo dijo hasta años más tarde. Como soy fanático de Sailor Moon, se me ocurrió que para ir al baile podría usar el traje de Tuxedo Mask, con antifaz, sombrero de copa y la rosa. Entonces llegué a buscarla a su casa para ir al baile y, cuando bajé del auto, la encontré con un vestido bacán, se veía hermosa ella. Pero al verme con el antifaz y todo se le cayó la cara por completo, se metió a su casa y no quería salir; decía algo como que yo la había agarrado para el hueveo y lloraba. Y yo lo encontraba romántico”. Francisco, Temuco.

 

17. El amor en clave Radiohead

“Estábamos con un amigo en un carrete de nuestro ex curso del colegio, íbamos ya en primer año de la U. Aburridos, nos pusimos a armar una playlist de música en un computador que había por ahí, donde estaban colocando la música del carrete que nadie estaba pescando, y estábamos opinando de canciones de Radiohead para poner cuando de la nada se escucha la voz de una mina diciendo ‘aunque OK Computer es superior como concepto, The Bends es el disco que no puede faltar en un carrete y que tiene las mejores canciones. Y si tuviera que elegir una, diría que la mejor es…’ ‘Just’, dijimos al mismo tiempo, y nos quedamos riendo como hueones. Al poco tiempo empezamos a salir, fue amor a primera vista o en realidad a primer flechazo melómano”. Alejandro, Los Ángeles.

 

16. Rodeo gramatical del amor

“Conocí a Martín en el cumpleaños de una amiga en común, y fue por una lesera, jaja. Yo estaba compartiendo con otras personas y de repente escuché que un chico decía que él había participado en un concurso de ortografía cuando estaba en básica. Yo dejé de hablar lo que estaba comentándole a las otras personas y me metí en su conversa, porque también participé en un torneo de ortografía en básica, y nos quedamos al final los dos solos comentando todas esas cosas ñoñas que uno hacía en esos tiempos, cuando iba a los concursos a distintas partes de Chile. Sentí como si tuviera una conexión con él que nadie más podía compartir y a él le pasó lo mismo, un mes después de eso empezamos a pololear”. Anita, Concepción.

 

15. Ese friki que yo amo, no sabe que lo amo

nerds“Él participaba en unos ciclos de anime que se hacían en la universidad donde yo estudiaba, y me encantaba este chico. No me perdía los ciclos solo por verlo, aunque igual me gustaba mucho el anime en esos años, pero más que nada iba por él. Nunca le dije nada, era muy tímida en aquel entonces, y lo miraba, lo miraba… Hasta que el ciclo dejó de hacerse y no lo vi más que de repente en los pasillos o la biblioteca. Me armé de mucho valor y me conseguí su MSN, lo agregué y le hablé un día, terminamos haciéndonos amigos. Al final nunca le dije que había estado muy enamorada de él hasta hartos años más tarde, cuando él pololeaba con una chica y yo igual estaba en una relación, y me dijo algo como ‘Si lo hubiera sabido en ese tiempo quizás ahora la historia sería distinta’. Me sentí tan tonta, jaja”. Roma, Temuco.

 

14. El Diablo los crea y McFarlane los junta

“Yo había llegado hace apenas dos semanas a una pega nueva y ella era compañera de área, pero no me sabía ni su nombre aunque la encontraba bonita. En un happy hour que hicieron para dar la bienvenida a los nuevos ingresos la escuché decir una frase que era muy sacada de un episodio de Padre de Familia; por huevear, se la respondí siguiendo el diálogo que salía en la serie, ¡y ella me lo respondió de vuelta! Oh, loco, te juro que la amé al toque, y ella me amó a mí por lo que me dijo después, jaja, llevamos dos años pololeando”. Julio, Santiago.

 

13. El amor a través del tiempo

mordor“Hace un tiempo se hizo un reestreno de Volver al Futuro en el cine y yo fui disfrazada de Jennifer, la polola de Marty McFly, y había un chico que andaba disfrazado de Marty, yo no lo conocía. Lo gracioso es que mucha gente pensaba que a nosotros nos había contratado el cine y nos pedían si podían tomarse fotos con los dos, entonces nos terminamos conociendo porque era muy chistoso todo eso que nos estaba pasando. Después de la película él me invitó a comer algo, pero yo tenía planes y le dije que lo dejáramos para otro día. Él me llamó como a las dos semanas y me preguntó si aún podía invitarme a salir, le dije ‘harto tiempo dejaste pasar pues para volver a llamar’ y él me respondió ‘el tiempo es relativo, Doc’. ¡Me mató! Jaja”. María Paz, Santiago.

 

12. The Lollapalooza Team

“Yo soy bajita, mido 1.55, así que imagínate lo que me costaba estar en primera fila viendo a los Deftones en el Lollapalooza. Sufría de verdad y apenas podía respirar, pero mi banda favorita lo valía; hasta que un mino más alto que yo me ofreció levantarme en sus hombros para que pudiera ver mejor. Lo encontré medio engrupido, jaja, el joteo más malo de la vida, pero le dije que sí porque de verdad me iba a desmayar ahí. Yo creo que la experiencia de los dos pasándolo la raja en el concierto y que él me cuidara como si fuera su polola de toda la vida fue lo que me enganchó del Vicente, y el resto del Lolla lo vimos juntos. Fue como un amor de concierto, porque él era del sur y se tenía que volver, pero nos besamos a la salida del festival, abajo de las letras que dicen Lollapalooza, la hueá cliché”. Angélica, Las Condes.

 

11. The one and only


“En ese tiempo él pololeaba con una mina que lo brujeaba caleta y lo trataba súper mal, todos en la facultad comentábamos eso porque él era bien conocido ya que tocaba en una banda de rock. A mí me gustaba pero nunca me atreví a acercarme porque estaba con mina pos, hasta que un día justo estaba cerca de ellos en un carrete cuando la mina para variar lo molestó porque el mino era gamer y al parecer quería tarrear todo un fin de semana con sus amigos. Él le dijo que si tanto le molestaba todo lo que él hacía que mejor él se buscaría una polola que lo quisiera tal como es, y ella le respondió que ‘ni cagando vas a encontrar a una mina así’. Yo barsamente me metí y lo tomé de la mano y me lo llevé de ahí, jaja, fue la movida perfecta y desde entonces estamos juntos”
. Alicia, Concepción.

 

10. Top DPS en mi corazón

“Mi polola no jugaba ni con tierra, era de salir a la disco con las amigas y ni ahí con los computadores, pero yo juego World of Warcraft desde que el juego salió y cuando empezamos a salir le mostré el juego; como caché que le llamó la atención, le dije que jugara con mi cuenta mientras yo estaba en la pega y me sacara plantitas con mi druida para que conociera el juego, y se volvió fanática y adicta, jaja. Se hizo su propio personaje y después ya tuvo su cuenta propia. Y es seca, la primera en DPS en todas las guilds donde hemos estado y ahora juega incluso más que yo”. Juan Carlos, Temuco.

 

9. MMORPLove

Nerd_Love_by_mescal“Conocí a mi marido jugando Rägnarok Online (RO). Yo solía estar siempre en Morroc con mi High Priest y un día llegó un Whitesmith que resultó ser el hermano de mi marido; conversamos un rato y me dijo que era de San Bernardo (igual que yo) así que nos agregamos a MSN… Después me presentó a su hermano que era un Assassin Cross (todo por esto por RO) y nos hicimos bien amiguis. Éramos de guilds distintas, entonces cuando íbamos a WOE siempre que me mataba pero me tiraba besos (yo cuidaba el empe). Cuento corto, como éramos de la misma comuna nos juntábamos seguido (pero amiguis no más, él pololeaba y yo también) hasta que me dijo que le gustaba y yo también me di cuenta que me gustaba; terminamos con nuestros respectivos polol@s y empezamos a escondidas. De eso han pasado 7 años, en diciembre del año pasado nos casamos <3”. Valentina, San Bernardo.

 

8. Dance Dance Cute Revolution!

“Conocí a mi marido jugando DDR en los Juegos Diana. Yo estaba aprendiendo a jugar en el 5th mix de los Diana de San Diego, y él ya jugaba en maniac. Me esforcé caleta para pasar una canción y lo hice, y luego él viene y juega la más difícil; la pasó y lo odié, ahí llamó mi atención, jaja. Del amor al odio y viceversa es un paso, ¡llevamos casi 12 años juntos!” Stephanie, Santiago.

 

7. Romance en la Tierra Media


“Siempre digo que a Diego me lo pillé en el bosque, porque lo conocí en un encuentro de la Sociedad Tolkien Chilena. Fue un campamento con gente de todo Chile; ahí nos enamoramos, él vivía en Conce pero al par de semanas se vino a vivir a Temuco conmigo. Los dos vestidos, de hobbit yo y el de mago oscuro, en medio del bosque, ahí su fogata con música ambiental toda la noche, fue mágico. Los dos nos llevamos súper; adictos a las series y películas, romeros, nos gustan los juegos de tableros, hacemos arquería, vamos a los eventos, difícil aburrirse”
. Jacqueline, Temuco.

 

6. Love will never tear us apart

“Estaba en el Lollapalooza, en el concierto de New Order; eran las últimas canciones, ya de Joy Division y con el homenaje a Ian Curtis en el fondo del escenario, muy emocionante. Me acuerdo que el suelo del lugar donde pusieron ese escenario era muy irregular, estaba lleno de hoyos y yo me tropecé en uno; caí al suelo y me torcí el tobillo. En medio del ruido yo gritaba pidiendo ayuda pero todos saltando, todos cantando, nadie me pescaba, hasta que un chico que estaba en primera fila, justo al medio y frente a New Order, cachó que yo estaba en el suelo y salió del lugar para ayudarme. Me llevó en andas a la carpa de primeros auxilios y se perdió nomás las últimas canciones por acompañarme. No se fue de mi lado hasta que yo logré ubicar a mis amigas y me pasaron a buscar a la carpa. Lo amé de inmediato”. Valeria, Santiago.

choose

5. Los tazos de la pasión

“Con Matías éramos vecinos e íbamos al mismo colegio, y en los recreos nos juntábamos a jugar a los tazos, a las láminas y otras cuestiones, fueron años súper bonitos. Después él se cambió de casa y yo igual, fuimos a la U, nunca más nos vimos hasta que un día yo estaba revisando cajas viejas en la casa de mis papás y encontré mis tazos, los que ocupaba para jugar; me acordé del Matías y le pregunté a algunos amigos en común si sabían qué era de él. Me dieron su Facebook y lo agregué para invitarlo un día a jugar a los tazos conmigo, y dijo que sí, jaja, que él también se acordaba con mucho cariño de nuestras tardes de juegos cuando éramos chicos. Partimos juntándonos una vez al mes, ya después una vez por semana, y nada, ahora pololeamos, todo gracias a nuestras sesiones nostálgicas para jugar a los tazos”. Cristina, Valdivia.

 

4. Mi Villano Favorito

“Conocí a la persona que fue mi primer amor en el lugar donde trabajo; era una persona muy callada, no hablaba mucho y eso lo hacía encantador. Recuerdo que cuando ya él llevaba un par de meses trabajando, le pedí el número de teléfono a una amiga y me hice pasar por un admirador secreto vía WhatsApp; sí, yo también soy hombre, esta es una historia gay. Pasó el tiempo y nos hicimos muy amigos; un día me regaló un juego para el computador que me había comprado hace poco (ambos somos muy ñoños) y para devolverle el favor lo invité al cine, en ese tiempo fuimos a ver “Mi Villano Favorito 2”. Fueron los gustos ñoños los que nos permitió romper el hielo e ir acercándonos. Ese día le comenté sobre mi orientación sexual; nuestra relación de “amistad” comenzó a crecer más, salíamos a comer a pasear, era todo muy maravilloso. Lo presenté a mis amigos y compañeros de carrera como “el hombre que me hace feliz”, en un carrete que terminó en mi casa, fue ese día cuando este joven que nunca antes en su vida había pololeado ni nada de eso había dado su primer beso, otra razón para considerarlo tierno… hasta que más tarde en la madrugada este chico desapareció.

Estaba en el baño, había vomitado todo, me tapó el lavamanos, quebró un jarrón de greda donde había un adorno feo en el baño, con mis compañeros de carrera lo tomamos y lo llevamos a mi pieza para que durmiera, ordenamos el desorden y nos fuimos a dormir, pero no me enojé. Como al medio mes de este hecho fuimos a pasear a un parque de Santiago centro y fue ahí donde me pidió pololeo oficialmente; dos quinceañeros enamorados, tuvimos viajes, aventuras y un montón de situaciones memorables durante el año que duró la relación (mucho tiempo para ser el primer pololeo de ambos), que te hacen pensar en el significado del amor. Actualmente no estamos juntos pero queda el bonito recuerdo de que a pesar de dificultades, opiniones y situaciones raras, y la aceptación de nuestro mundo que hace pensar que el amor es algo bonito que se puede vivir sin importar tu condición”. Antonio, Santiago.

 

3. El hombre del pelo verde

“Yendo a ciclos de anime conocí a un hueón con el que nos empezamos a gustar; era un friki como yo, nos gustaba a ambos el anime, conocíamos a la misma gente y disfrutábamos las mismas cosas, así que fue bacán… por un tiempo. La cosa empezó a morir lentamente y le dimos término de forma amigable, hasta que un día fui a su casa con varios amigos a un carrete y ahí este gallo se trató de comer a un amigo mío. Aparentemente, entre que habíamos terminado, luego él estuvo con otra mina y ahora, al parecer se había vuelto gay o bisexual. Lo curioso es que producto de lo que había pasado, con el amigo que este ex mío se había tratado de comer nos fuimos haciendo cercanos, primero hablando lo que había pasado con este hueón y después ya de la vida, de nuestras cosas, y terminamos pololeando, jaja. Nadie sabe para quién trabaja”. Paula, Temuco.

 

2. A dos bandas Co-Op

regalo“Hace 3 años estaba saliendo con un milico y me encantaba, llevábamos saliendo como 4 meses, y a él le gustaba mucho Resident Evil, así que siempre lo jugábamos juntos en modo cooperativo en mi casa, aunque él era malísimo, pasaba muriendo, jaja. Un día fuimos a Viña a resolver un atado con su ex; hablaron y todo, y luego nos fuimos a la playa. Estábamos ahí en la arena mirando el mar y le regalé esto (foto a la izquierda), así le pedí pololeo. Estuvimos en total 9 meses aproximadamente juntos y supe que seguía con su ex polola (nunca terminaron, y con ella llevaba como 4 años). Y fue así como le pedí pololeo y de una manera muy ñoña a un pelotudo de tamaño monumental”. Natalia, Puente Alto.

 

1. Amigos y rivales

“No teníamos nada en común. Nos llevamos mal por muchos años; ella era muy matea y tranquila, yo era más un desastre. Siempre hacía ruido en clases y a ella le cargaba, varias veces me acusó con algún inspector y ella me caía como la cresta porque la encontraba súper cuática con todo. Después coincidió que quedamos en la misma carrera, en la misma universidad, y en Conce ninguno de los dos cachaba a nadie más, pero ni aún así conversamos. Y así pasaron uf, mínimo unos nueve años llevándonos mal…” Juan Pablo, Santiago.

“… y resultó que los dos jugábamos World of Warcraft en línea, jaja. En serio, incluso él es Alianza y yo Horda, creo que lo gankeé un par de veces pero él nunca lo va a reconocer. Eventualmente un amigo en común nos presentó para que él me vendiera una tarjeta de prepago para pagar la suscripción al juego; casi me voy de poto cuando veo que es él, Juan Pablo, el mismo que me cayó como las pelotas por tantos años, jaja. Todos los meses él me hacía la movida de la tarjeta, y al final siempre terminábamos conversando de WoW. Nos dimos cuenta que teníamos mucho más en común de lo que creíamos, y una cosa llevó a la otra…” Liliana, Puerto Montt.

“… pero yo tengo un hijito y en ese tiempo estaba con hartos rollos cuáticos con mi ex, peleando la tuición del Nicolás, entonces no quería meter a la Lili en todo eso, no se lo merecía”. Juan Pablo.

“Pero yo le dije que eso era decisión mía, y quise estar con él igual. A mí ya me gustaba y no había nada que pudiera hacer él al respecto, jaja. No fue fácil pero ahora somos todos felices, y el Nicolás juega WoW con nosotros. Eso sí, sigo siendo Horda y él sigue siendo Alianza. Cada vez que puedo lo mato en algún mapa, jajaja”. Liliana.

“La Lili es así, competitiva, pero tremenda compañera. Además es una excelente player y encuentro muy sexy que le vuele la raja a todos en el juego, jajajajaja”. Juan Pablo.

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami