3 formas de descubrir a un cabro fan de las escort


0

Not Safe For Work

Click to view this post.

Confieso que en mis 32 años de parásita existencia nunca he ido a un topless o he pagado por una chiquilla que ofrece servicios 1313 a domicilio o en su departamento. No porque lo encuentre terrible, ya que me parece muy sano tener sexo y es más digno, para mí, que un cabro pague a una chiquilla experta en el tema a que gaste el doble de plata comprando copetes a una mina en la disco con la que después no podrá concretar porque ella se irá a bailar con otro hueón más mino y menos necesitado que él. La inversión es menor y el riesgo más bajo, porque las niñas se cuidan y van al médico más que nosotros a hacerse la revisión técnica (a todo esto, paguen su permiso de circulación antes que todo el hueonaje esté haciéndolo en marzo, les aviso).

Pero no todos los hombres son tan abiertos de opinión como yo al respecto, siendo que son bastante buenos para ir a la casa de burlesque, y no precisamente la de Springfield. Son giles con una cultura desarrollada respecto al tema, que van en el after office o incluso en la hora de almuerzo a pegarse una de 15 minutos, o que van a ver los tijeretazos entre dos minurris que mientras juegan Tetris entre ellas se echan yogurth encima, pero no lo reconocen. Entre los amigos cuentan las “hazañas” que presencian o de las que son parte, pero lo negarán hasta el infinito y más allá si se les confronta directamente diciendo “Pero hueón, cuenta la firme, ¿has culeado con una maraca?”.

Ahí les baja el puritanismo y responden “Nunca tan chano pos hueón, si a mí no me faltan las minas”. Y la verdad es que poco tiene eso que ver con frecuentar a una chiquilla de catálogo. Tener polola o esposa no exime de pagar un servicio express cuando nadie está mirando. Pero como nunca he estado con una prostituta en mi vida, y necesitaba investigar este tema para traerles a ustedes esta nota, entrevisté a tres niñas que trabajan en la industria, tienen su fotito promocionada en sitios web “catálogo” especializados en generar el contacto entre los clientes y ellas, y quisieron contarme cómo pillar a un hueón que se hace el larry y en verdad es súper bueno para las maraquiwis.

 

1. Huelen a jabón o aceites que ningún hombre usaría en su vida


Alguien podría pensar que un round con una chiquilla pay-per-view es de lo más sudoroso y cochino, pero nada más lejos de la realidad. El mundo de las chiquillas es pulcro y cuidadoso, y todo el que llega al departamento de una de estas sacrificadas profesionales tiene que pasar por un protocolo de limpieza digno de un hueón al que le ha caído material radioactivo encima.

“Apenas llega, una lo saluda y él pasa a la ducha. Tú puedes entrar con él o no, pero queda a tu criterio aunque él te lo puede preguntar o pedir. Si son clientes frecuentes a veces una les hace una atención y se ducha con ellos, pero casi siempre una los espera ya duchadas, perfumadas y lubricadas. Luego de hacer la pega, también a la ducha”, cuenta Paola, quien tiene 23 años y dice Hola a los peatones desde su departamento bien cerquita del Costanera Center. “Hartos oficinistas vienen en la hora de almuerzo, así que es fácil reconocerlos porque nadie anda tan limpio y perfumado a las 2 o 3 de la tarde al volver a la pega”, revela Lisette, de 22 años y hacendada en Santiago centro.

Algunos llevan una mochila con su propio perfume para pasar más piola, pero es fácil cachar cuándo han andado en patrañas porque huelen a jabones y esencias que no salen fácil con el lavado rápido. “Algunas nos echamos aceites en el cuerpo para que sea más fácil la lubricación y la pega, además el cuerpo se ve más bonito aceitado. Entonces ellos quedan oliendo a aceite muchas veces aunque se duchen, y además obvio que en la ducha no tenemos precisamente productos de hombre para que se bañen”, dice Francisca, de 25 años y con base de operaciones en Escuela Militar.

Así que es fácil la cosa. Si un colega llega oliendo a coco, con un brillito medio raro en el brazo o muy limpio para llegar de un almuerzo, e inventa la mula de que va al gimnasio en la hora de colación, puede que ande dejando la chota en prenda por ahí.

 

2. Dicen que se juntan con amigas que nadie ha visto jamás

harryputas
A ver, este punto no es como llegar y decir “ah, es que siempre inventa que es amigo de minas ricas que no lo cachan ni en pelea de perros”. No tiene que ver con eso, aunque pasa y mucho con hartos hueones que encuentran bacán rodearse de mujeres atractivas para subirse el pelo. Más bien, refiere a que a veces cuentan a los amigos o a la pareja que se van a juntar o se juntaron con Cecilia o Juanita, amigas nuevas que está conociendo y de las que no hay pista alguna que puedas seguir para saber quién es. Algunos incluso fingirán llamadas telefónicas falsas para dar más contexto a la cuchufleta.

No obstante, lo curioso del tema es que perfectamente podrían estar diciendo la verdad, porque las chiquillas en cierto modo sí son amigas nuevas que están conociendo“Con los clientes se da una complicidad especial, son bien pocos los que llegan a tener sexo y se van sin preguntarte qué haces cuando no estás trabajando, qué música escuchas o cosas así. Normalmente una no le cuenta nada que te comprometa, porque se mantiene una distancia entre la vida personal y la pega, pero ellos en general no quieren tener sexo con personas con las que no tienen una onda, como una química”, afirma Lisette.

Pero esas supuestas amigas aparecen repentinamente y de la nada. Muchas veces las pololas confunden esta conducta con que las están gorreando con otra, y podría ser que no es un pololeo paralelo sino escapadas donde las meninas del ritmo sensual. “Sí, se da buena onda con algunos, pero se mantiene la distancia. Eso no quita que si él te da confianza una le pueda contar cosas y él te confía cosas también. Todo depende de la relación que tengas con el cliente, aunque yo recomiendo que las cosas se mantengan lejos para evitar problemas. Pero sí, algunos te consideran una especie de amiga con ventaja. Cuando te pagan igual están compensando tu tiempo, que les des compañía. Hartos se sienten solos y contigo se liberan, se desahogan. Se podría decir que somos amigos, de alguna forma”, explica Francisca.

Entonces, el patrañoso en cuestión podría hablar de su amiga Lisette, que es bacán y que tiene una oficina en Santiago, con quien habla de todo y son súper partners. No dirá que la niña además tiene otros méritos, pero sí enfatizará en que lo pasa bien con ella. De esta forma, él siente que no está ocultando ese gran secreto y media la realidad para incorporar este nuevo hábito a su vida de forma natural. ¿Y quién me explicó esto? Paola, quien estudia psicología. “Es una realidad que le es más fácil asimilar, no les produce disociación. Se sienten cómodos así y buscan compañía además de sexo sin barreras, sin las cuentas que pagar, sin los niños, el dividendo. Cuando se juntan con una no hay problemas cotidianos, solo está la buena onda, entonces es natural que esta situación idílica les parezca satisfactoria y la busquen nuevamente. Lo justificarán con una amistad que están desarrollando, e incluso podrían contarle a todos sus conocidos que tienen esta amiga que para ellos será un misterio y nunca conocerán”.

 

3. Facebook, perro

escortsfb
El mundo ha evolucionado desde que pasaban los autos preguntando las tarifas a las chiquillas en la esquina, y aunque eso sigue estando vigente, las cabras más tecnológicas tienen cuentas de Facebook donde realizan el contacto directo con el cliente y se saltan los intermediarios. “Puedes ir filtrando a aquellos que te dan mala espina, los que son muy agresivos, porque así como te agregan, tú también puedes ver sus fotos y las cosas que comentan, qué dicen y qué piensan. Una elige al cliente al final, pero el juego es que ellos siempre tienen el control, aunque nunca es así”, enfatiza Paola.

Es fácil notar cuáles son los perfiles de chiquillas 1313 porque tienen muchos amigos de distintas partes y muy pocas fotos de ellas en el álbum de perfil y portada. “Algunas tienen una pura foto y sería, porque usas ese Facebook solo para hablar con los clientes y no necesitas exponerte más”, aclara Lisette.

Y es bien simple el mecanismo para darse cuenta cuando los chicos agregan a las amigurumis del amor a sus contactos, incluso si tienen bloqueada la vista de la lista de amigos, ya que si eres su amigo las niñas te podrían aparecer como sugerencias de amistad, o puedes ver que “Juanito y Lisette son ahora amigos”, e incluso sapear las interacciones entre el socio y la cándida meretriz en el feed de actividad que está justo sobre la lista de contactos para chatear, a la derecha de la interfaz de Facebook. Es cosa de poner ojo y listo, maraquero pillado. “En general una sabe cuidar su privacidad más que ellos. A muchos no les importa, pero otros son súper cuidadosos, hay de todo” dice Lisette.

El tema con esto es que no se pueden ocultar esas interacciones porque Facebook no te deja. Puedes cubrir tus espaldas marcando la opción de que no se muestre en tu perfil cuando te haces amigo de alguien, pero si aparece en el Inicio de noticias de algún amigo esa actividad, cagaste. Lo mismo con el feed de actividad, estás frito.

Así que bueno, ahí se las dejo. Quizás empieces a sacarle el rollo a ese colega que llegaba duchadito siempre después de almuerzo porque “iba al gimnasio” o te des cuenta que algún conocido o amigo es bueno para el merequetengue más de lo que imaginabas. Una cosa es cierta; son más de los que piensas y están entre nosotros. Obvio, ¿dónde creías que se les iba el sueldo, en completos y bebidas en la Fuente Alemana?

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

One Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

  1. La verdá-verdá nunca me pillan pq después de la batalla no uso el champú de las lolas, o me lavo con pura agüita, o uso el quix que dejan en el baño.

    Nunca lleguen a la casa pasaos a Lux

Bitnami