Eldritch Horror, perdiendo cordura en versión juego de mesa


0

La obra literaria de H.P. Lovecraft marcó un hito en el género de horror por muchas cosas, pero tal vez la más importante o mejor lograda es esa capacidad de colocar a personajes sin habilidades particularmente sobrenaturales en escenarios absolutamente desfavorables, explorando el miedo a lo desconocido, la insaciable curiosidad humana y una capacidad maravillosa para causar miedo sin graficar de forma comprensible cada uno de los horrores cósmicos que, en nuestro limitado intelecto, somos incapaces de dimensionar manteniendo la cordura intacta.

Y, para todo jugador de rol que alguna vez se haya sentado, ficha de personaje en mano y dados de 10 caras, a jugar el original RPG “Call of Cthulhu” de Sandy Petersen para Chaosium (1981), esta dinámica que no augura precisamente el éxito, sino aventuras breves, intensas y llenas de misticismo, es la manera más tangible que tenemos para acercarnos al universo de los Mitos de Cthulhu concebido por Lovecraft y su Círculo de amigos y colaboradores.

Por eso, luego de bastantes versiones de “Call of Cthulhu” y otros juegos de mesa basados en la mitología gestada por el de Providence, que más parecían híbridos modernos entre cuentos sueltos y “The X Files”, encontrar en Eldritch Horror la esencia de cómo se juega La Llamada de Cthulhu es reconfortante y entusiasma. Nos sentamos con Felilpe y un lector del Calabozo Mutante, Andrés, a desgranar el choclo de este juego que nuestros amigos de Devir Chile nos hicieron llegar para que le echáramos el guante a ver qué tal era.

En este juego de mesa, que no escatima en calidad al momento de elaborar el enorme tablero y sus piezas, cada jugador (desde 1 hasta 8) se pone en los zapatos de un investigador, los que tienen muy diversos orígenes y habilidades de base, que debe moverse junto a los demás personajes jugadores a través del mundo averiguando pistas, luchando con criaturas de distinta complejidad y dando caza a rumores que, eventualmente y si todo sale bien, los llevarán a detener la venida de un primigenio al mundo y dejar la mansaca.

Obviamente, esto es La Llamada de Cthulhu en gloria y majestad, así que la tarea no será fácil. Los personajes contarán con artefactos, armas, guardaespaldas y aliados para enfrentar a los cultistas, horrores cósmicos e incluso los imponderables del clima o la naturaleza, porque tal como en la vida real, cada vez que realizas una acción ésta puede salir bien, entregándote algún beneficio que facilitará tu avance por el tablero, o muy mal, colocando sobre ti una penalización consecuente con la fiebre que adquiriste en tu viaje al corazón de África o la caída desde un empinado cerro del Amazonas. Estás en los años ’30s, y por supuesto que la ciencia no te ayudará a salir de los problemas.

https://www.youtube.com/watch?v=QfdR_HrWggk

Te mueves por el mundo en barco o tren, y en cada ciudad importante podrás abastecerte (o al menos intentarlo) con pertrechos útiles para tus aventuras. Por si fuera poco, tendrás que lidiar con el azar, ya que se abrirán portales en sitios del globo totalmente aleatorios, los que debes cerrar si quieres impedir que el contador de caos avance hasta el punto de no retorno y tu partida se vaya a las pailas.

Resumir este juego en una sola palabra es imposible, pero si quisiera intentarlo, lo más cercano a la realidad que podría decir es “inmenso”. Porque así se siente; tienes 12 investigadores diferentes para escoger, 250 piezas y cerca de 300 cartas, además de cuatro primigenios o Dioses Exteriores que otorgan una experiencia de juego completamente distinta cada uno. Además, están las cartas de Mitos que cada turno van desatando de a poco el fin del mundo y cuyos efectos debes controlar a la brevedad o bancártelos con el mejor caracho posible, yendo desde la pérdida de todas las pistas en el tablero y las de cada jugador hasta apenas una pérdida parcial de cordura y de puntos de salud, dan un gusto de incertidumbre que permite jugar Eldritch Horror muchas veces sin sentir que has raspado siquiera la superficie de todo lo que ofrece este juego de mesa.

Por supuesto, jugar una partida de Eldritch Horror no es cosa de un recreo en la universidad o la hora de colación en la pega. Necesitas dedicar al menos una tarde completa para entender -al menos la primera vez que lo juegas- las reglas y un buen par de horas para echar a andar de manera fluida la interacción entre tus personajes y la mecánica de juego. Cuando ya tienes más experiencia (jugamos cuatro veces con cada uno de los primigenios o Dioses Exteriores) la cosa anda mucho más rápido, pero eso no asegura que el resultado sea más favorable; son bichos más allá de nuestra comprensión y siempre tendrán todas las de ganar. Eso, si eres fan de “Call of Cthulhu”, no debería detenerte, y menos ante este juegazo que es una auténtica joya del género y un manjar para los nostálgicos de la prosa del hijo ilustre de Providence.

Ojo con las referencias a la literatura completa del Círculo de Lovecraft, ya que el juego ocupa decenas de elementos hasta de las historias menos conocidas para dar forma a sus cartas, cada una de las cuales tiene su propia narrativa. Incluso, si quieres, puedes hacer una mezcla entre rol y juego de mesa, interpretando a los personajes y dando un poco más de trasfondo al juego aportándole una historia más extensa. Eldritch Horror abre la puerta a que tu creatividad vuele y puedas adaptar el juego a cualquier estilo que te acomode o desees probar. Las reglas básicas son pocas, y mientras domines la lógica de las tiradas de dados y las fases de cada turno, el límite es el cielo. O el cosmos, en este caso.

Les recomiendo ampliamente jugar de a varios, porque aunque el juego se vuelve más largo, la experiencia es más rica. Eso sí, incluso jugando de a uno es entretenido, pero pierdes la capacidad de socializar ideas o, si te da la gana, traicionar a algún compañero y colaborar con los sectarios. Lo hicimos en una partida, porque se nos ocurrió, y fue una locura que nos llenó de carcajadas y tallas memorables. Tal como los buenos juegos de rol deberían siempre provocar en un grupo.

Si les tincó, lo quieren comprar o preguntar alguna cosa sobre Eldritch Horror y otros juegos de mesa de Fantasy Flight, pueden contactar a los secos de Devir Chile, quienes distribuyen este y muchos otros juegos de rol, estrategia y cartas a lo largo de Chile, en su sitio web, página de Facebook o cuenta de Twitter.

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami