Flow en Chile 2018: gracias dios Japón por tanto, perdón por tan poco


0

El domingo pasado el Teatro La Cúpula se llenó de locura espacial para vivir la experiencia Flow, la banda de J-rock que volvió a nuestro país tras 3 años de su primer recital, a celebrar su carrera tirando todo lo que fue su repertorio otaco a la parrilla para mostrarnos que son más que la banda conocida por los openings de Naruto. Porque señores mutantes, Flow es parte de la corriente nostálgica de aquello seres del inframundo que asistieron a ciclos de anime, compartían discos de “respaldo” de monos shinos, carretearon con J-rock o J-pop y que sin tantos recursos, expandieron la cultura nipona al resto de la civilización friki. El gran mérito de Flow consiste en que es banda que no se quedó en las glorias del pasado porque  se reinventaron, colonizaron animes que están disponibles en Crunchyroll u otras plataformas gratuitas, mostrando que están como el vino, más viejitos pero más buenones.

Apenas se comenzó a oír desde el escenario un par de acordes, los gritos de los asistentes llamando a la banda, se hicieron presentes, las luces se prendieron y un diálogo en japonés hicieron sentir a los mutantes que estaban al interior de un anime, gritos, murmullos, acompañaron la previa a la primera canción, “Hey”, el  tercer opening de Beelzebub para que quedara la grande entre los asistentes.

Sigan a Flow con el hashtag: #Themusicmakescommunicationpossiblearoundtheworld

¿Cómo describir el recital de Flow para las pobres almas en desgracia o pobreza que no fueron al teatro La Cúpula? en breves palabras, la banda integrada por Kohshi, Keigo, Take, Got’s e Iwasaki, fue 100% energía y buena onda con el público chileno. Sus dos vocalistas- Keigo y Koshi, saludaron a los asistentes en español,leyendo un papel, metieron conversa en japo y avivaron a sus fanáticos con palabras en inglés. Una verdadera Torre de Babel musical.

Flow emanó alegría.Tenían tanta energía que parecían personajes de anime sobre el escenario, se dedicaron a hacer del recital una experiencia única, mostrando que los 15 años de carrera no pasan en vano, con un tremendo repertorio que apeló a la fibra sensible del público, ya sea con “Days” (opening de Eureka Seven), con “Colors” nos sentimos en Britannia gritando la revolución, cada tema conectó con un teatro repleto de pipol.

Los japos cumplieron con creces y muchos jumbitos con la gira ”Anime-Shibari”,21 canciones de anime hermosas. Hubo espacios en que los dos vocalistas interactuaron con los chilenos, les preguntaban si les gustaba el animé, pedían que la gente gritara ¡Chichi, chi, le, le”, aceptaron la bandera de nuestro país a los fanáticos que estaban en la cancha, se tomaron fotos con ella e incluso ante el fervor popular, subieron a la traductora para que les explicara a los vocalistas que la gente quería que movieran la colita.

Un momento demasiado surrealista, que a Clavelverde le habría dado vergüenza ajena de estar ahí, una petición muy extraña para los japoneses pero a la que Keigo, aceptó muerto de risa, subiéndose al amplificador para mover el traste. Ahí nos dimos cuenta de que él es bueno pal webeo en el grupo porque Koshi, de manera muy educada no pescó la idea de exhibir el queque al público. #criesinspanish.

Antes de cada canción, había un diálogo en japonés del anime en que aparecía el tema.

Flow conoce al público que los sigue en este lado del continente y del resto del mundo, se nota porque dejaron las sandías caladas para el final del recital, cuando empezó el especial de Naruto. La gente dejó la patada cantando “Go”, “We are fighting dreamers”, el teatro se vino abajo de pura emoción, todos estaban onfire gritando y vitoreando los temas a todo pulmón.

Lo mejor, lejos fue el cierre del recital, cuando la banda sacó el mejor cover para decirnos chaíto tras una hora y algo de show, nos sorprendió con “Ready, steady, go” de los mismísimos L’ArcenCiel, una sorpresa tan grande como el Costanera Center que solo ocasionó que todos gritaran y vacilaran con la canción. Tal vez, lo más cercano que estaremos de Laruku en esta vida.

A modo de reflexión final, un jumbito para la producción de Capsule Pro porque se la jugaron y les salió bien, no fue un recital pretencioso, fue en un espacio íntimo lo que hizo que se provocara una dinámica llena de cariño entre el público y la banda. Ojalá este recital sea el puntapié inicial de otros más donde otras bandas niponas vengan a nuestro terruño, para olvidar fiascos como Do As Infinity o Vamps.

Flow es bacán, Flow es vida.

 

Fotos de @javosandoval

PD: Si no pudieron ir, no se preocupen siempre hay un ser humano paleteado que graba todo. Felipe Allende es el héroe sin capa de la jornada.

 

 

 

 

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
GaviotaPatagona
Standmaster de Torao. ¡El One Piece existe! Periodista. Un alma oscura mitad kawaii/mitad mutante.

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami