Historias mutantes de periodistas chilensis


0

No sé si sabían, pero en mi faceta no-calaboziana soy periodista por opción y después por vocación, aunque después de titularme descubrí que contar historias, reportear o escribir es lo que me motiva y me mueve el bote. Como dijo alguna vez el gran colega Gabriel García Márquez “el periodismo es el oficio más lindo del mundo”; somos la versión real de Walter Mitty porque transmitimos emociones, narramos países, damos a conocer noticias de verdad o nos dedicamos a hacer de nuestra profesión, el alma en una institución. O al menos lo intentamos con todo nuestro esfuerzo, luchando contra editores a veces necios, a veces clever, para sacar la historia tal como queremos contarla.

El periodismo es, por ende, una galaxia enorme de anécdotas o tallas que debemos dejar en el “off the record” en nuestros lugares de trabajo… pero que nos contamos entre nosotros por lo frikis que fueron o, a veces, las podemos publicar por designio del editor de turno. Esta es la primera parte de una recopilación que hice entre varios colegas y amigos que decidieron compartir las historias más mutantes que han reporteado en su vida profesional.

 

El perrito más clever del sur de Chile

“¿Te acuerdas del perro Copito, famoso en redes sociales por entrar leña? Cuando causó furor en YouTube se nos ocurrió hacer la nota y quien mejor que yo, la experta en mascotas; el primer obstáculo fue que el hombre que subió el video (vecino del perro Copito) se negó a darme cualquier antecedente de la casa. Era cuático, con algún rollo antiperiodismo. La cosa es que, con el pantallazo en mano, fuimos con el conductor del diario en busca del famoso perro; por el tipo de casa identificamos un sector y ahí nos pusimos a recorrer. Estuvimos horas, y ya casi nos estábamos rindiendo, cuando dimos con la casa; fue un milagro porque el video no era de buena calidad y ni el número se veía. Cuando llegamos ahí estaba Copito; él y su dueño nos contaron una linda historia, llegué al diario, hice una crónica digna de su protagonista y tuvimos miles de visitas en la web. De hecho la puedes buscar en Internet, aún debe estar”. Martina.

Y precisamente aquí está.

 

Bolivia: Bolis cumplieron su sueño y fueron sirenitas en el mar criollo

“‘Jamás olvidaremos esta experiencia’, señalaron las peloteras, quienes hasta dieron un paseíto en yate gracias al alcalde Guillermo Urquiza”. Ya se pueden imaginar lo que viene. Les vamos a reproducir el texto real de esta nota, tal como lo escribió su autor y lo publicó el medio, porque es imposible superarlo o describirlo.

FELIZCOTES
Y NO ES MANICERO
UHH, Y NO SE ACABA
QUÉ RICAS LAS ARAÑAS

“Para las chiquillas de la Sub 17 boli, las penas del fútbol se pasan con… ¡mar! Sí, pues, tal como lo prometió el sheriff de Algarrobo, Guillermo Urquiza, la delegación altiplánica completita tuvo el privilegio de visitar la zona y sapear en vivo y en directo lo que la mayoría sólo conocía por fotos. 

Por eso, las peloteras se levantaron tempranito con una sonrisa más power que la de la Maldonado, pese a estar con buqué a gladiolo en el certamen  chuletero de féminas producto de tres derrotas al hilo.
Claro que en el lote hubo un cara y sello entre dos bolivianas, ya que mientras una iba a poder tirarse al agüita y nadar a lo perrito, la otra se quedaría con las ganas por culpa de una lesión que la tiene con la patuleca tiesa.

Así, Diana Zenteno, de 15 años, se chantó sin ataos el trikini y se lanzó como una sirenita. Fue lejos la más inquieta y entusiasta, y ni se urgió cuando cachó los tiburones de dos patas que andaban en la arena. Veca Vebia, en tanto, derramó más de un lagrimón al no poder chapotear en agua criolla. “Es algo muy triste, venía con la ilusión de estar en el mar, pero lamentablemente no se pudo”, pataleó.

Las otras chicuelas agradecieron la paleteá de la muni de Algarrobo, que hasta se rajó con un paseo en yate, y señalaron a coro que “fue súper lindo, una experiencia religiosa”. ¡Qué bonito!”

Lorenzo Lovera, enviado a Algarrobo.

 

Inocente palomita

“Una vez, en una pauta de la Armada en en Santiago, a una periodista en práctica se le ocurrió preguntar a un colega viejo de qué se trataba la pauta y el weón malo le dijo, ‘pero cómo mijita, no sabe, Chile devolvió el Huáscar a los peruanos y ahora está navegando rumbo a El Callao’… la cabrita se puso nerviosa y llamó a su editor mientras todos nos reíamos jajajaja…”. Enrique.

 

La reportera del Crimen

“Mi reporteo más freak fue cuando empecé a entrevistar al diputado Ulloa en la zona cero para el tsunami de 2010 y terminamos rescatando personas muy heridas y algunos cadáveres en un puente que hay a una cuadra de mi casa”. Camila.

 

El minuto de fama

“El más freak fue haciendo mi práctica en el diario La Prensa de Osorno. Eran los ’80, había algún acto cívico municipal y me acerqué a los colegas de la radio Sago que transmitían en directo, para preguntarles algo. El periodista me vio y dijo algo como: ‘Amables auditores, se acerca ahora la periodista en práctica de Santiago que llegó ayer a nuestra ciudad’… y me entrevistaron”. Rebeca.

Entrevista con el hombre peludo

Foto: La Estrella de Chilóe

El Hombre Lobo, sí, el mismísimo hombre lobo de un circo piñufla, fue una nota que hice al mexicano Hugo Rodríguez, la gran atracción del circo. Fue una tarde de enero, 30 grados de calor, sentados en una plaza y el perla más arropado que hijo único, sudaba como enfermo, esa mezcla maestra de mucho pelo y sudor que hacía que quien lo entrevistó, o sea yo, quisiera rápidamente arrancar; era insoportable el aroma, de verdad lo detesté. Era mi época donde hacía puras notas a lo Bruce Nolan de Todopoderoso…”. Javier.

Encuentros cercanos del tipo crazy 

Una vez, trabajando para el Mega, me tocó ir a entrevistar a un señor (de 60 y tantos años) que era ‘ufólogo’ aficionado, pero verdaderamente freak. Tenía en su casa mapas, dibujos (que él decía eran mensajes) pegados en las paredes, puertas, etc. y además peluches de extraterestres (así como los de las películas). En el recorrido por su casa, que parecía el museo de los ovnis, me mostró videos, registros personales y otros que ‘según él’ enviaban sus amigos de todo el mundo, de avistamientos extraterrestes; estuvimos con él como una hora si la memoria no me falla. Tomé la decisión de abandonar su casa y la entrevista, que para esa altura ya estaba lista hace rato, cuando me contó que viajaba a un país oriental (no me acuerdo a cual) porque sus amigos del extranjero le habían comentado que desde un lago habían visto emerger tres esferas de colores, y que eso era un llamado extraterrestre o una cosa así… y divagaba diciendo que el momento o la hora había llegado, que ya venían por nosotros y puras locuras de ese estilo… la verdad es que ya han pasado los años (desde 2008) pero definitivamente la casa de ese caballero es el lugar más freak que he conocido.” Contanza.

“Estamos al aire Tulio”

“No me pasó a mí, le pasó a un colega que trabajaba en esa época para Radio Chilena en La Serena. Se había caído un globo aerostático y este loco llegó de los primeros al lugar. Lo sacaron al aire y estaba en vivo y justo había una persona que había visto todo. Entonces dice ‘bueno vamos a conversar con un testigo’, y le pone el micrófono, y el testigo solo movía las manos y decía ´gghmm, hgmmmmg´. Ahí se pega el cacho el colega y dice ‘bueno, no va a poder contarnos por que lamentablemente el testigo es mudo’ jajajaja”. Carlos.

Hormigas en fuga

Un día en verano estaba re aburrido en el canal, me fui a otra oficina cerca del estudio de grabación y llamé por teléfono a la pega; me contesta la practicante y me hago pasar por el dueño de un circo de hormigas amaestradas que estaba en Lanco haciendo una gira. Muy afligido le digo a la practicante que se me habían escapado 2 mil y tantas hormigas y que no las podía encontrar. La pobre mina se compró el cuento, llama al editor y le dice ‘que tenía la historia de su vida’; yo veía todo de la otra oficina, cagado de risa. De verdad pensé que nadie me iba a creer pero no fue así porque el editor llama a otros periodistas que estaban en un punto de prensa y les da la orden de ir a Lanco a reportear la noticia. Mis colegas dejaron la actividad que estaban cubriendo; los otros medios pensaron que iban a una weá importante y los siguieron… En algún momento, los bichos pasaron de ser hormigas amaestradas a asesinas. Jajajaja. Fue la locura, los periodistas del canal estaban en el peaje camino a Lanco cuando uno de los técnicos del canal cachó que yo había hecho la broma y me dice que llame al editor para suspender el viaje… Quedó la cagada y a la pobre practicante le hicieron bullying por el resto del verano”. Mauricio.

Si el Semanario de lo Insólito aún existiera muchas de las historias contadas en esta entrada habrían sido publicadas, porque a veces nuestro apostolado nos brinda pequeños momentos extraños que no alcanzaron a ser noticias en los medios tradicionales. Y qué mejor ejemplo de eso que el Calabozo Mutante.

Adelante estudios, quedan invitados a comentar y a leer muy pronto la segunda parte de las historias mutantes de los periodistas chilensis. :).

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
GaviotaPatagona
Standmaster de Torao. ¡El One Piece existe! Periodista. Un alma oscura mitad kawaii/mitad mutante.

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami