Las ciudades más fomes y pajeras de Chile: final smackdown


0

Hace algunos meses, hicimos una nota pensada no más que para mostrar una realidad que se comenta siempre entre trago y cigarrillo en los carretes; cuando uno empieza a contar sobre su ciudad de origen o dónde ha viajado a lo largo de Chile, más de alguno salta y dice “esa ciudad es más fome que la chucha”. Y ouch, como bien aprendimos en la experiencia de leer los 267 comentarios que tuvo esa nota, cuando a una persona le tocan la ciudad donde nació y creció, con tantos recuerdos de negocios random donde compraba chocolates de 10 pesos y jugo Sip Sup para sorbetear en la mano, duele. Fuimos pichones, nos tomamos la nota a la ligera pensando que sería puro hueveo y no fue así. No cometeremos ese error noob dos veces.

En esa oportunidad, el ranking de las 5 ciudades más fomes y pajeras lo sustentamos en el estudio Barómetro Imagen Ciudad 2014 y las opiniones de 54 chilenos que habían nacido y crecido en estos terruños o al menos vivido allí durante un tiempo suficiente para poder emitir una opinión con experiencia propia. No obstante, muchos reclamaron que el número de entrevistados era escueto, que la metodología era pobre, que de dónde sacamos esas ciudades, que como autor estaba sesgado por odiar Los Ángeles y, por supuesto, que éramos anti chilenos por no apoyar lo bueno de nuestras ciudades y tirarlas abajo por aburridas y pencas. Y como nosotros no somos cuadrados y leímos cada comentario -incluso esos bien obtusos- decidimos darles otra oportunidad para salir de la B: hicimos nuestro propio estudio sin juegos de azar ni mujerzuelas para encontrar las 10 ciudades más fomes y pajeras (sobre 50.000 habitantes) del país. Nuestra referencia metodológica fue el Índice de Calidad de Vida Urbana 2015, realizado por la Cámara Chilena de la Construcción y la Universidad Católica de Chile.

carreteosorno
La diversión es tan subjetiva, cabros.

Entrevistamos a 600 personas -un número que estadísticamente es significativo en metodologías cualitativas y se considera óptimo para muestras representativas que, sobre esa cifra, no muestran grandes cambios en la dispersión de sus datos- y les preguntamos cuáles, en su opinión, son las ciudades más fomes y pajeras donde han vivido. Cuando nos hablaron de lugares que visitaron en vacaciones, repetimos la pregunta hasta asegurarnos que habían entendido que solo era válido hablar de ciudades donde tuvieron una residencia de al menos un año. Ninguno de los entrevistados se repite desde la nota anterior; además, establecimos un criterio para definir “fome” y “pajero”, y así evitar que cada quien interpretara la cosa a su antojo:

Fome: donde no ocurren actividades que motiven a las personas a salir de sus casas para participar del arte o cultura, ni existe diversidad de panoramas para el tiempo libre.

Pajero: aquel lugar en que no existe voluntad para que el estado de movimiento artístico y cultural cambie, entendiéndose por esto al teatro, cine, vida nocturna, deporte y música.

¿Y qué encontramos? ¿Por qué este sitio web se toma la molestia de hacer esta nota absolutamente cero aporte DE NUEVO Y REALIZANDO MÁS PEGA? Porque creemos en las segundas oportunidades, creemos en nuestro leit motiv “notas y opiniones que nadie pidió”, y que esta introducción innecesariamente larga los habrá lateado lo suficiente para no seguir leyendo. Pero, si sigues aquí, vamos al grano.

 

10. Coyhaique

Si te gusta comer (solo lo que abunda acá, porque si quieres paltas estás mal enfocado), podría ser tu lugar favorito para pasar una temporada; si te bancas además el frío marciano y una cantidad de lluvia que dejaría a cualquier capitalino de avenida Kennedy con tersianas, igual podría ser una chance bacán. Personalmente yo tomé absenta a destajo y comí de todo con cordero encima en este lugar así que tengo puros recuerdos la zorra de Coyhaique, pero Gaviotapatagona vive allá y su relación con la ciudad es un poco de amor y odio. Por eso, mejor conozcamos la opinión de los que importan, los entrevistados:

“Viví hasta los dieciocho años y claro, si te gusta la volada costumbrista lo pasas la raja, pero miras como perro para la carnicería todo el tiempo a los del conti (continente, o sea, nosotros). Creo que ahora están llevando artistas relativamente conocidos y hay hasta eventos de animación japonesa, y por algo se parte, pero en mi época te morías de aburrimiento”. Sandra, vivió diecinueve años en Coyhaique.

“Trabajé un par de años en Coyhaique y lo pasé pésimo, principalmente porque yo soy de hacer otro tipo de cosas para divertirme que allá no hay, y la gente tampoco es la más amistosa del mundo si es que no conoces ya a alguien ahí que te presente y puedas entrar en confianza. Fue una experiencia extraña y que menos mal quedó atrás”. Felipe, vivió dos años y medio en Coyhaique.

“Si lo suyo es lo tranquilo, vénganse no más. Acá de eso tenemos y mucho. Hay desorden a veces pero nada comparado con una ciudad más metropolitana. Aunque según como me describes fome y pajero, sí, acá es súper así porque no hay diversidad en cosas para hacer y a nadie le interesa mucho que eso cambie, porque el que es de acá ama que su ciudad sea así. Es de esas ciudades que la tomas o la dejas tal como es”. Antonia, lleva cinco años viviendo en Coyhaique.

coyhaique_e64-487x243
Recuerdo que en esa calle había una sandwichería súper buena y al frente un restaurant con pizzas artesanales. Sé que comer no es necesariamente un panorama cultural, pero algo es algo.

9. Ovalle

Punto obligado si vas a cualquiera de los sitios turísticos filete que circundan la ciudad, vivir en ella parece no ser tan la cumbia. De nuestros entrevistados, 281 mencionaron Ovalle entre sus votos por la ciudad más fomeque, y argumentan que, principalmente, un lugar en que una iglesia y la plaza de armas son atracciones culturales es para dormir siestas eternas mejor y despertar en el año 2020.

“No hay nada en particular que haya disfrutado de Ovalle salvo pasar por ahí para ir a otros lados. Ningún brillo, y eso que viví por pega tres años y no encontré absolutamente nada que hacer más que lo básico, que para un señor de edad supongo que estará bien pero para mí, que tengo 27, no mucho”. Fernanda, vivió tres años en Ovalle.

“Por ningún motivo es la más fome de Chile, pero al menos creo que debería estar en un top ten suyo. Es que de verdad es muy fome, y aunque tiene periodos del año en que hay flujo de gente y pasan algunas cosas más, en sí es una lata”. Claudio, vive en Ovalle hace cuatro años.

“No es particularmente bonito pero tiene un gustito distinto, si eres de los que disfruta lo autóctono y esas cosas. Si no, tienes Coquimbo y Serena para ir a vacilar. Yo soy de acá y le tengo cierto cariño, pero sí reconozco que es súper fome y no le recomendaría a gente muy prendida que se viniera a vivir acá”. Marcela, lleva 21 años viviendo en Ovalle.

vendimia
Toda ciudad que tiene una fiesta de la vendimia tiene mi respeto.

8. Calama

Una vieja conocida aparece otra vez, para deleitarnos con su oculta sensualidad bien oculta parece. En la nota anterior, nos mencionaron que tenía hartas cosas choras pero, sin embargo, 326 entrevistados la listaron con dedito para abajo. Chuatas. Incluso llamé por teléfono a una amiga residente hace cinco años allá para preguntarle qué onda, y me dijo que no es precisamente Fantasilandia pero tampoco es un sitio eriazo como para tirarle tanta bronca. Así que mejor veamos:

“Si tu opción de pasarlo bien es jalar junto a viejos rancios y tomar hasta la muerte, dale. Yo paso, no estoy ni ahí con esa hueá. De música en vivo olvídate, así que las bandas que se arman se las arreglan entre ellos. Es fea de mirar, deprime todo, y después del aluvión se fue todo a la chucha”. Cristián, vive hace 17 años en Calama.

“Yo reafirmo lo de los perros, piedras y putas que dijeron en la nota que publicaron ustedes la otra vez y que leí no me acuerdo dónde. Harta puta, casi todas de afuera, harta droga, por algo le dicen Jalama. Me da lo mismo si la gente putea por lo que digo, pero con la mano en el corazón, esta ciudad es como la raja”. Inés, vive hace siete años en Calama.

“Si no eres médico general de zona o trabajas en minería, ¿qué mierda haces acá? Ándate, bien lejos, que aquí no pasa nada y no creo que cambie nunca”. Francisco, quince años viviendo en Calama.

vecina
Este no es Engelbert Humperdinck en Calama, sino la foto que una vecina de Calama tomó en el recital que Engelbert Humperdinck dio en otra ciudad. ¡Se la creyeron, ah!

7. Linares

Cabros, aquí me declaro incompetente. Conozco Linares y lo he pasado la raja allí, y todos los linarenses que ubico son gente borracha, alma de la fiesta y buenas personas; hasta hay locos artistas de allá que han colaborado con nosotros en cosas del Calabozo y son pura vibra. Pero si 379 personas votaron por Linares, habrá que respetar el dictamen.

“Hay una onda especial en Linares pero cuando tienes amigos y conocidos acá, o si no lo pasas como las hueas. En sí no hay cosas puntuales que uno pueda destacar y que la lleven. O al menos para mí no las hay”. Ignacio, lleva 12 años viviendo en Linares.

“Fome, fome, fome, fome. No la rankeo número uno no más porque he vivido en Chillán y en Quilpué y allá sí que todo es muerto. Linares es para salir en Frutos del País y Recomiendo Chile, ahí le encuentras lo bonito, pero en cosas culturales queda debiendo mucho”. Paulina, 5 años viviendo en Linares.

“Nada que hacer, me encanta mi ciudad pero de que es fome, es fome. Y es verdad eso de que nadie está interesado en que cambie, como dice tu pregunta. Totalmente calza con la descripción Linares”. Olivia, 3 años residiendo en Linares.

canalebrio
Lo que pasa es que ustedes no saben que mirar el canal estando muy curao igual es bacán, y se quejan de llenos.

6. Chillán

Uf, aquí yo doy fe que no es tan así porque vive mi familia paterna y la conozco desde niño; hay unos pubs buenos y una movida musical y artística interesante, aunque es demasiado espaciada como para poder aprovecharla de manera regular… pero que 402 entrevistados la voten como fomecilla me parece too much. Igual, mejor no opino más y vamos directo a los entrevistados que son los que mandan:

“Pasan cosas pero muy pocas comparado con muchos otros lugares de la región y del país. Es como si Chillán se esforzara en seguir siendo fome pese a que todas las ciudades van cambiando para bien. No lo entiendo”. Patricio, 27 años viviendo en Chillán.

“No me compro a los que dicen que esta ciudad es divertida, acá no pasa nada. Todo es muy a escala menor si miras otras ciudades, y la idiosincrasia local es harto penca. El clima no ayuda mucho tampoco y puta, hay unas cuantas movidas ñoñas pero son súper mediocres. Lo único bueno que ha habido acá es que en su tiempo el Magic fue potencia en Chillán”. Leonardo, vive hace 7 años en Chillán.

“Hay de todo algo bueno, pero una o dos cosas de eso y sería. Hasta ahí llegaste con la variedad. Chillán es como una ciudad grande que parece pueblo chico, y eso es lo más latero que puede haber”. Vania, lleva 11 años viviendo en Chillán.

clubcazaypesca
Oye que le dan color, ¡si este carrete se ve la raja!

5. Rancagua

Un doloroso remember. Rancagua vuelve y no en forma de fichas a este ranking, con 509 votos a favor y muchos comentarios alegando por su estática movida cultural. “Hasta Piñera se mueve más bailando que la gente de acá” dijo una entrevistada, y pucha, aquí no tengo mucha ropa que prestar porque no ubico mucho la ciudad, sorry cabros.

“Necesito salir de esta ciudad con urgencia, temo que mis mejores años de vida se me vayan en banda aquí. Con eso te digo todo”. Alejandra, 7 años viviendo en Rancagua.

“Apocalipsis zombi ahora, gratis y de calidad en Rancagua. Es lo único que podría salvar esta ciudad de ser la mayor lata de la vida”. Nayadeth, 26 años en Rancagua.

“Aunque no soy muy fan de los rankings porque siempre las ciudades tienen cosas buenas que no se ven en ellos, respecto a que Rancagua es fome no hay ninguna duda. Pocas personas que conozco dirían lo contrario. Te lo juro, es muy aburrida y no se ve que vaya a cambiar pronto”. Julio, 8 años residiendo en Rancagua.

Piñera_en_el_Champion_de_Rancagua
El Champion de Rancagua, un malón que salva todo lo fome del año. (?)

4. Los Andes

Recuerdo un carrete al que fui en esta ciudad y aunque la gente era muy rara lo pasé bacán. Hace poco, también, estuve en el cumpleaños de una amiga que es de Los Andes y conocí a más amigos suyos que son de allá y todos muy la raja, hablamos de música toda la noche; pero 527 votos a favor de la fomedad de esta ciudad fueron casi ley al momento de armar esta lista.

“Desde el diario local que es absurdo con titulares insólitos y malos hasta la nula oferta de panoramas culturales, Los Andes es un must en tu lista”. Javiera, vivió 18 años en Los Andes.

“Lo único bueno de Los Andes es que crecer en un entorno así te da el material para hacer muchas cosas creativas en el futuro; obviamente, en una ciudad donde haya cultura”. Loreto, vivió 7 años en Los Andes.

“Cierren esta hueá por dentro para que nadie cometa el error de venir a vivir aquí, yo me sacrifico por el bienestar del mundo”. Osvaldo, 17 años viviendo en Los Andes.

vacaciones_en_mi_jardin_4(2)
Al parecer, los que sí lo pasan bien en Los Andes son los brocacochis, aunque no sepan apreciar a esa edad a cabalidad la suerte que tienen.

3. Talca

“Cuando me piden explicar algo feo y penca, siempre menciono Talca”. Uf. Con cuñas así de los 562 entrevistados que listaron Talca entre sus preferencias de lata suprema no hay mucho que hacer, salvo decir que 51 entrevistados dijeron que Talca “tiene su onda”, sin explicar en detalle a qué se refiere eso. Eso sí, fueron muchos más los que de manera explícita dijeron que es el lugar más fome del planeta.

“Leí su ranking anterior y me parece injusto que Talca no sea la número 1 y sí Los Ángeles. Espero que eso cambie en el nuevo ranking, porque de verdad que Talca es LO muerto”. Fabiola, vivió 17 años en Talca.

“Es tan entretenida como los amigos que tienes con quien pasarlo bien. Si eres de pocos amigos o no conoces mucha gente acá, te vas a la mierda. Más encima, es más fea que pegarle a la mamá. Deprimentemente fome”. Renato, 6 años viviendo en Talca.

“Vivir ahí fue una tortura, lleno de gente que ama que la ciudad esté congelada en el tiempo. Y si cachas que lo único que avanza es la movida cultural universitaria y el resto nada, eso dice harto. Aquí no hay gente que quiera algo distinto a esto”. Martín, estuvo 28 años asentado en Talca.

talcacarrete
¿Existirá aún la Bronco de Talca? Porque se ve que ahí lo están pasando la raja.

2. Los Ángeles

No puedo decir que me sorprenda, la verdad. 18 años viviendo en esta caricatura fascista, más todos los comentarios que llegaron en la nota anterior solo probando el punto de nuestros entrevistados previos dejan más que claro que había una alta chance de que Los Ángeles hiciera un épico comeback, y no precisamente para redimirse. 573 entrevistados concuerdan de manera brutal en que esta ciudad es un emblema de lo aburrido.

“Desde que hicieron la nota en febrero pasado, nada ha cambiado. Más lo que alegó la gente esa vez y unos pubs más, unos pubs menos, y sería todo. Los cabros chicos le dan otra cara, pero todos terminan yéndose porque esta ciudad los quema, les mata las ganas de hacer lo que sea. Y qué te puedo decir, me alegro que tengan la posibilidad de probar suerte en otro lado mejor”. Iván, 24 años viviendo en Los Ángeles.

“Me imagino que así como muchos nazis arrancaron a Argentina, muchos partidarios de la dictadura se vinieron a Los Ángeles o ya estaban aquí de antes. Impresionante la cantidad de gente facha que hay acá, y aman que la ciudad no cambie. Como que lo valoran y les parece que hay que mantener eso. Es para pegarse un palmetazo y tratar de despertar, pero no es una pesadilla, es súper real”. Dámaris, vive en Los Ángeles hace 9 años.

“¿Sabes qué es lo que más me enchucha? La gente que dice que ya, Los Ángeles no es la ciudad con más cultura, pero al menos es segura y llegas a todas partes caminando. Hueón, está lleno de autos acá. Estos arribistas de mierda van en auto a todos lados, y los taxis cobran de 2 lucas para arriba porque si no, los recorridos no le convienen por lo chica que esta hueá de ciudad. Cada día más flaites además las calles, está súper inseguro. Hay hueones barsa que dicen que se ha puesto más malo Los Ángeles por la gente de poblaciones callampa de Santiago que han traído a vivir en la periferia, porque no son capaces de asimilar que SU Los Ángeles cambie”. Juan Pablo, 2 años residiendo en Los Ángeles.

losangeles
Igual uno le puede buscar el lado divertido a esto, ¿no?

1. Osorno

No creo que este sea un ranking en que subir sea motivo de celebración, pero qué le vamos a hacer si 589 entrevistados lo mencionan entre sus 3 primeras preferencias de ciudades fomes. Entre las 3 primeras, cabros. Ni siquiera es que se acuerden al final, o de pasada, lo tienen súper presente, casi top of mind. Me da un poco de lata porque tengo amigas que aman su ciudad y les va a dar penita ver que la gente piensa así de ella, pero pucha, ley pareja no es dura.

“Un estandarte del fascismo, de las pocas ciudades en Chile donde la gente está orgullosa de haber cobijado nazis y que los huasos son eminencia. Además, lo bonito que te muestran de Osorno es una parte no más, porque hay hartos otros lados que no les gusta mencionar y que son harto más precarios. Tiene un par de pubs buenos y bandas locales, pero con eso no se puede decir que haya diversidad y te aseguro que la gran mayoría ama que esta ciudad sea así y no va a querer que jamás cambie”. Felipe, 36 años viviendo en Osorno.

“Mucho arribismo, poca cultura y harto prejuicio que acá es ley. Así es Osorno, una ciudad que uno o la ama o la odia. Yo la odié mucho tiempo pero ya me resigné a que mis hijos y mi marido aman vivir acá, y mayoría manda”. Estela, 41 años en Osorno.

“No sabría decirte si Osorno tiene algo propio aparte de la gastronomía y un par de lugares aledaños para decir que es bacán. No es bacán, esa es la verdad. Si nos ceñimos a la pura ciudad, te aburres como ostra. Me encantaría que las autoridades se la jugaran por traer más cultura o fomentar que surja acá, y aunque hay personas que se esfuerzan para que eso pase, hay poco apoyo. Lo que se necesita es que más gente motivada llegue a Osorno a hacer cosas, o que los que critican desde afuera vuelvan y ayuden a los que estamos haciendo lo posible por aportar al menos un granito de arena, que manos faltan y hartas”. Esteban, llegó a Osorno hace 17 años y sigue viviendo allí.

osorno
No me importa lo que digan, si estos cabros son de Osorno, no me tinca fome.

No quisimos repetir esta lista para generar polémica innecesaria y mucho menos para hacer mella del árbol caído. Simplemente, quisimos hacer el estudio bien porque creemos que, en la nota anterior, podríamos habernos esforzado más. Así que esta es la lista definitiva, la última que haremos, y los invitamos a comentar sus opiniones, buenas o malas, ya que sabemos que este tema les importa y nos alegra poder dar el espacio a que se expresen, tal como 600 personas nos dieron voluntariamente su opinión con el objetivo que esto llegue a oídos de coterráneos que quizás quieran hacer algo para que su ciudad deje de tener la reputación que hoy “goza”. Y a los haters, los queremos mucho igual, no hard feelings. 🙂

 


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
1
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
1
lol
omg omg
0
omg
win win
1
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami