Las ciudades más fomes y pajeras de Chile


0

Hay que partir esta nota diciendo que inicialmente el tema era escribir sobre aquellas ciudades donde nunca jamás uno pasaría sus vacaciones en Chile, pero al ir realizando las 54 entrevistas que tomé como fuente para hacer este artículo me di cuenta que la intención de las personas que me contaron sus experiencias no era decir cuáles ciudades eran los destinos turísticos más fomeques del país, sino enfatizar las razones por las que ciertas ciudades eran las más nefastas de Chile. Cuático.

Porque todos tenemos vivencias distintas y en gustos no hay nada escrito, pero me pareció curioso que en al menos cinco casos se dieran tantas coincidencias sobre cuáles ciudades representaban la lata máxima nacional en estado puro, al punto que varios de los entrevistados aseguraron no haber vuelto a poner un pie en ellas nunca más. Entonces, muté la nota hacia las ciudades más fomes y pajeras de Chile, en la visión de 54 chilenos que han vivido en ellas y no repetirían jamás la experiencia.

 

5. Talca

Cuando se dice que las ciudades “universitarias” son la cumbia mundial, parece que se olvidaron que existe Talca. Esta ciudad a la que pasé alguna vez a almorzar con mis papás en un viaje a Santiago y a la cual nunca más volví no me dejó una impresión tan paabre como la que tienen 17 entrevistados que la señalaron como un bodrio insalvable. Ya sea por su nula oferta de entretención o porque para tener harta juventud universitaria las mayores y más abultadas opciones de carrete son comerse un completo en un carrito o tomar chelas de litro por ahí, muchos declararon no querer regresar allí ni a palos.

“En sí la ciudad no es fea, para nada, y estás cerca de varios lugares turísticos muy bacanes e imperdibles de conocer, pero la gente es como el forro. Fome a más no poder, hay una especie de manto oscuro sobre Talca que impide que las cosas choras progresen. Es como la ciudad no quisiera ser más entretenida y se opusiera tajantemente a que eso ocurra”. Antonio, oriundo de Talca, vivió allí 19 años.

“Estudié mi carrera en Talca y fue lo peor, la experiencia más fome de mi vida. Estudiaba porque no tenía nada más que hacer. Conceptos como la cultura popular dependían de lo que llegara desde otros lados, y cuando había algún evento no se llenaban. Obvio, hay gente que te dirá que en Talca sí hay mambo, que sí hay rock, pero son un puñado de gente y la gran mayoría prefiere que la ciudad sea así de fome”. Macarena, vivió en Talca 6 años.

La visita de Emma Watson a Talca es quizás el mayor acontecimiento que remeció a la ciudad en los últimos 12125821578124 años. ¿Por qué estuvo en Talca? Sepa Moya.

 

4. Osorno

Otro caso de ciudad que no es fea, alrededor está llena de cosas entretes para conocer pero cuya falta de opciones culturales y homogeneidad de la idiosincracia local parece molestar a 32 de los entrevistados de manera enérgica. Desde “nunca volvería a pisar esa ciudad” hasta “si no tuviera allá a mis papás jamás volvería”, los comentarios negativos en torno a una Osorno de la que tengo buenos recuerdos de comida pulenta y cerveza sublime llovieron como piedras sobre la sede de la UDI post caso Penta.

“Lejos, una de las ciudades más conservadoras de Chile. Se escandaliza hasta con un peo en público en una fila de un banco, de hecho me parece súper curioso que haya tanta gente alegando porque va de obispo creo un cura que protegió a Karadima, porque al menos en los casi treinta años que yo viví escuché los comentarios más fachos, clasistas y favorables a la iglesia católica que he oído en toda mi vida. Eso, sumado a que no hay muchas opciones donde pasar un buen rato con los amigos si es que lo tuyo es algo distinto a la disco o el Classic Project, te da una ciudad súper penca”. Mateo, oriundo de Osorno, vivió allí 30 años.

“O sea, en Osorno hay mucha gente que todavía lamenta que se haya terminado la dictadura, habla bien de los nazis y no encontraba terrible lo de Colonia Dignidad. Esto lo vengo escuchando desde chica, nadie me lo contó, una aberración si me preguntas. El estilo de vida de Osorno es como un ‘tómalo o déjalo’, y así como yo y harta gente detestamos la ciudad, hay muchos otros que la aman. Tiene mucho que ver con la tranquilidad, que a la gente le gusta y el status quo que no cambia, entonces les acomoda eso. A mí al menos no, me aburrí como ostra por diecisiete años hasta que salí a Temuco para estudiar, pucha que lo agradecí”. Valeria, oriunda de Osorno, vivió allí 17 años.

¡Osorno es en fuego! Aunque hay pocos lugares donde ir a echar el pelo, igual los osorninos saben prender la mecha corta para perrear hasta abajo.

3. Rancagua

Con mi hermana siempre nos acordamos con cariño de Rancagua porque allí comimos unos helados con cara de oso panda, pero parece que 41 entrevistados no le guardan la misma buena onda al recordar su paso por allí. No solo la consideran una de las ciudades más pajeras de Chile y no recomiendan visitarla porque “no tiene nada que alguien en su sano juicio quiera disfrutar dentro de la ciudad que no sea un baño público del mall”, sino que además escupen sobre el suelo que los cobijó diciendo que “laboralmente es como la raja y culturalmente es un cero a la izquierda”. Fuerte igual.

“Si tienes alguna ambición musical o quieres simplemente hacer algo distinto al resto, tienes que salir de allí. Hay una vibra pajera en Rancagua, como que siempre te tira para abajo, pichiruche. Es una ciudad charcha, no es muy bonita tampoco, es una maldad decirle a alguien que la visite porque es una fomedad increíble”. Cristóbal, oriundo de Rancagua, vivió allí 23 años.

“Oh, qué lata solo acordarme de los años que viví allá. Me fui por pega porque soy contadora y voy donde haya pega por la firma en la que trabajo, pero te juro que fue una tortura. Comer completos y tomar helados fue lo más entretenido que hice allá, porque cada vez que salí en la noche conocí a la gente más rara que he visto en mi vida. Para nunca más repetirlo”. Laura, vivió en Rancagua 3 años.

Si sales de la ciudad y vas a pescar a los ríos (si es que tienen agua) sí hay verdadera diversión, dicen los entrevistados. Suponiendo que te gusta pescar, obvio, o tienes auto para ir y volver desde el descampado.

2. Calama

43 de los entrevistados mencionaron Calama como top of mind, es decir, como primera ciudad que se les vino a la cabeza cuando les pregunté por ciudades fomes y pajeras de Chile. Eso es un 79,63% del total de gente consultada que absolutamente detestó su paso por esta ciudad y huye hoy de ella como Gustavo Hasbún de los noteros de farándula. “Si no eres minero y vives aquí, qué chucha te pasa en tu vida” o “Es como un western flaite y con mineros calientes en vez de cowboys rudos” fueron los comentarios más piola que recibí.

“Te lo grafico así, Calama es la ciudad de las 3 P: perros, piedras y putas. Es todo lo que hay acá. Sí, hay tiendas y lugares para hacer algunas cosas básicas pero en general es una lata gigante. Mi marido trabaja en minería y estamos acá mientras juntamos suficiente plata para poner nuestro propio negocio en otra ciudad de Chile y nunca más volver a Calama. Muchos que conozco están en la misma, nadie se proyecta aquí porque ame esta ciudad, para nada”. Gloria, lleva 5 años viviendo en Calama.

“Nací acá y mis papás afortunadamente tuvieron los medios para mandarme a otra ciudad a estudiar; eso te abre la cabeza y te hace valorar más la posibilidad de aprovechar la cultura que hay en otros lados porque en Calama, nada. De hecho, vuelves en los veranos y si no llevas hartos libros o videojuegos, la cosa es una lata tremenda. A nivel turístico tampoco la encuentro muy aporte, por lo menos yo no sabría dónde llevar a mis amigos salvo que a 100 kilómetros está San Pedro de Atacama, y sería todo”. Pablo, oriundo de Calama, vivió allí 18 años.

 

Foto que nos mandó un entrevistado de un team de chiquillas muy conocido en Calama por los carretes dedicados que hacen a domicilio, la crema y nata del sector.

1. Los Ángeles

De esta ciudad sí puedo opinar, porque viví aquí 18 años y solo vuelvo porque tengo familiares y amigos; por voluntad propia jamás lo haría. Afortunadamente, no tendré que hablar por mí, ya que 46 entrevistados también creen que Los Ángeles es un fiasco monumental, una caricatura de ciudad, reminiscencia de épocas oscuras que no volverán y se mantienen enraizadas con fuerza sobrenatural en ese terruño más caluroso que el carajo y que motiva amorosos comentarios como “si tuviera los medios para estar en otra ciudad, cualquiera, me iría sin pensarlo” o “lejos, tiene la gente más mierda de todo Chile”. Fuertes declaraciones que ni un enemigo declarado de esta ciudad como yo podría hacer.

“Qué se puede decir de una ciudad que tuvo dos plazas de armas porque habían dos grupos de hacendados que se odiaban y no sabían compartir espacio; hay una especie de microsociedad en Los Ángeles que de alguna forma se considera muy relevante y conspicua, y mucho arribismo. No entiendo por qué. Nací, crecí acá y eventualmente volví a vivir luego de casi diez años en Conce, y de verdad creo que con lo cáustica que es la gente de Conce, no se compara con la pobreza valórica y cultura de Los Ángeles. Es una ciudad que se resiste con uñas y dientes a que pasen cosas, que rechaza la cultura y la manda de vuelta por donde vino, que sigue teniendo los mismos negocios que había en los 80s y parece anacrónica al compararla con bastiones de la buena calidad de vida como Viña o La Serena”. Patricio, oriundo de Los Ángeles, ha vivido 31 años allí.

“Creo firmemente, y escribí una novela gráfica que lo cuenta en cierto modo, que Los Ángeles es una ciudad que está bajo el influjo de algún tipo de fuerza sobrenatural; no sé, monstruos que viven en las entrañas bajo el suelo de ella, o sociedades secretas adoradoras de deidades paganas. Pero algo pasa, no es normal que sea una Eerie, Indiana con todas sus letras, donde las tradiciones que en todas las otras ciudades han caído acá persistan, o que todavía lleguen huasos apatotados a pegarte porque sus minas le dijeron hola a amigos tuyos o a ti. Una brutalidad. Escaparse al campo, a la cordillera o a cualquier parte cerca de la ciudad sin estar en ella es la mejor opción si la visitas, no tiene nada que quieras o puedas mirar con alegría”. Enrique, oriundo de Los Ángeles, ha vivido 19 años allí.

Los amigos de la Ley aparecen todos los días en los pubs cuando algún “vecino notable” los llama para que le bajen los decibeles al mambo.

“Llegué por pega a Los Ángeles hace dos años y llevo seis meses tirando currículum a otras ciudades para salir de esta hueá, es un chiste de ciudad. No porque sea fea o poco segura, de hecho lo único bueno que tiene es que puedes recorrerla en bicicleta o caminando en poco rato y llegas a todas partes en 5 minutos en colectivo, y es menos fea que otras pese a la maraña de tendido eléctrico arcaico que sigue colgando en los postes de la luz, sino que su gente es rarísima, mala leche, arribista, clasista, discriminadora; muchos se creen la raja y ensalzan la ciudad y yo, que soy de Curicó, digo ‘¿por qué, si no hay orgullo en vivir acá?’, es una locura. Tampoco es que aquí haya mucha diversidad de pegas para elegir o una gran industria del sector servicios; han cerrado papeleras y ha crecido la cesantía, ahora hay proyectos inmobiliarios que la aguantan, pero por ejemplo, por un departamento nuevo están cobrando 60 palos, lo mismo que pagas por uno en Santiago centro. Claramente acá la gente valora su ciudad de manera muy distinta a como la vemos los que no nacimos acá”. Rosita, lleva 2 años viviendo en Los Ángeles.

Ni tan curiosamente, estas 54 opiniones son bastante coincidentes con las que recogió el estudio Barómetro Imagen Ciudad en 2014, donde entre un total de 1.880 encuestados solo un 14% escogió Calama como la ciudad más piola para vivir, situándola como la más charcha a nivel país de todo el ranking que lidera Viña del Mar con un 58% de las preferencias. Destino un poquito menos malena pero igual en la B tuvieron Talca (19%), Rancagua (23%), Los Ángeles (25%) y Osorno (27%). El estudio completo lo pueden revisar justo aquí abajo.

Y ustedes, ¿qué opinan? ¿Cuáles son las ciudades más charcha de Chile en su opinión? ¿Se volaron o no nuestros entrevistados con sus opiniones? Exprese su apoyo o molestia inconmensurable en los comentarios. 🙂


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami