Los ex de los que no queremos acordarnos: Los “Voldemort”


0

Conociste a un chiquillo/a, hubo química, sonrisas cómplices, pensaste que era “the chosen one” o al menos, lo más digno que encontraste en ese momento para ti. Comenzaron una relación seria / formal / de webeo y fueron felices con unicornios, cupidos, arcoiris, corazones volando alrededor de los dos. Casi como una tarjeta Village (y mi carnet los saluda desde el suelo). Veías venir el happy ending, juntos para siempre… Hasta que murió la flor. Y como diría el gran Emmanuel “todo se derrumbó dentro de mí”.

Y empiezas a ver cómo era de verdad tu pareja: un verdadero asco de ser humano. Como es sabido en toda la galaxia, del amor al odio hay un pequeño paso. Estás a unos centímetros de recordar al ex con cariño, a invocar una amnesia selectiva y pasar al limbo de los “innombrables”, también conocidos como los Voldemort y de ellos, se trata esta crónica.

Hola, quizás no te quieras acordar de mí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!!
Hola ¿qué tal?, soy el chico de tus pesadillas. =).

 

“El extra en la película de Harry Potter  que me pateó vía Facebook”

Emilio se desahogó con esta columnista, contando el día en que su primer amor se transformó en la mancha que trató de limpiar con mucho Mr. Músculo; no porque el tipo fuese penca (bueno, quizás un poco) sino cómo él perdió la dignidad para evitar la inminente ruptura vía Facebook -un dedito para abajo sr. XXX-, cruzando casi todo Santiago para que le pegaran la PLR de todas maneras y que sus amigos odiaran al tipo durante medio año. ¿Los motivos? Emilio los enumera a continuación:

“Me bloqueó de Facebook, a pesar de que incluso después del fin teníamos contacto por esa vía. Mis amigos encontraron que fue una pendejería pero yo no presté mayor atención. Tiempo después me dio la explicación ‘pensé que era mejor para los dos'”. (Nota de la columnista: No es una explicación válida ni para un cabro chico de 5 años.)

“Le dio un ataque de sinceridad y reconoció que fue maricón con haberme pateado de esa manera”. Emilio hizo la pregunta retórica del millón “¿En serio fuiste maricón? Sorry, no me di cuenta”. Y aunque asume que al volverlo a ver ya no era el personaje del cual se enamoró, quiso compartir con el Calabozo Mutante la siguiente frase: “así que si estás leyendo esto, esto es lo que pienso de ti <3”.

 

“El loco de patio”. Juanita. IX región.

Esta es una historia que va más allá del amor infantojuvenil de “te amo con locura y que sin ti no puedo vivir”, donde al susodicho se le fueron los enanitos al bosque de una manera peligrosa.

Juanita cuenta que tenía un ex pololo al que le daban ataques de pánico, depresión, “supuestamente tenía la escoba en su vida” y que ella seguía con él por ser buena samaritana, pensando en que podía ayudarlo. “Me decía que su ex le pegaba, era maltrado, su mamá me odiaba porque yo era la ‘farisea’, que le había hecho terminar la relación anterior, cosa que no era así”.

Cada vez que ella lo iba a visitar a su departamento, al momento del adiós, el sujeto comenzaba a sufrir ataques de pánico, lo que ocasionaba que Juanita se quedara hasta la madrugada con él. Casi como Oshin“Un día me voy yendo y su compañero de departamento me dice que me acompaña a tomar colectivo (era re tarde ya) y en el camino me cuenta que ¡¡el wn fingía!! Que todas las veces cuando me hacía esa de las crisis de pánico y yo después me iba, el wn se levantaba de lo mejor y se iba a tomar un café y ver monos… “.

Con el tiempo, ella supo que el sujeto además de fingir sus ataques de pánico, era mitómano y que había echado a correr el rumor de que ella era celópata, controladora, maltratadora (¿ les suena conocido?).  “El wn muy loco jajajaja”. Y antes de cerrar la historia, Juanita agregó que una vez llamó a los Carabineros porque el tipo se perdió y no contestaba el celular o abría la puerta y finalmente… El mino la estaba probando.

 The real Voldemort

Es hora de asumirlo. Todos hemos estado con un wn (o mujer) tan penca, que queremos esconderlo bajo la alfombra y si pudiésemos prenderle fuego… Lo estaríamos considerando.
Daphne, desde la capital de Chile, nos contó su historia donde ella asegura que estuvo con el verdadero ser innombrable del amor. “Parto por decir que el susodicho vivió conmigo por un buen tiempo, hasta que me confesó que se metió con su ex, le dio un colapso nervioso,renunció a su trabajo y desapareció por 2 meses. Volvió a aparecer con la cola entre las piernas y a la semana se enteró que la ex estaba embarazada. Imaginarás que le dio la cortada mas rápido que a enfermo de lepra. Acá el punto gracioso. Cada vez que alguno de mis amigos se acordaba de el y me preguntaba, el pastel aparecía. O llamando o por si acaso. Así que ahora que te conté esta historia, estoy a la espera de que un fucking correo llegue”.

“De TV… es un chico de Tevé”

Kiki parte diciendo que el ex que postula a la categoría Voldemort trabaja en un canal de televisión chileno enfocado a la programación infantil; pololearon cinco años, donde hubo mucho amorsh y cariño. Y cuando al sujeto le dio por estudiar ella fue su aval por dos años seguidos y, cuando terminaron, continuó pagando el crédito y de repente, ya no lo hizo más. “A esas alturas, yo estaba casada y mi ex marido habló con él para presionarlo y así arreglar el problema”.
Pero el que nace chicharra muere cantando, y el tipo continuaba sin pagar la deuda; desde la universidad comenzaron a llamar a los abuelos de nuestra lectora, y todo se vino arreglar “cuando me separé. El pelota recién empezó a moverse con abogados para pedir la prescripción de ambas deudas el 2015. Aún falta que una de ellas se liquide”.
Kiki finaliza con un mensajito lleno de amor al sujeto: “El weón siempre se hace la víctima cuando a mí me dejó con mis papeles bancarios manchados… Un paaaavre wn del que no quiero saber más en mi vida…”.
Esta columnista también tiene su propio Voldemort, un tipo que también sale en la TV y que mientras andaba conmigo tenía otra mina y de la que supe su existencia cuando ella un día me llamó indignada, pidiendo que no acosara más a su mino… Y después, él tuvo el descaro de llamarme haciéndose el ofendido, luego que don joya hubiese negado la existencia de la polola que era de carne, hueso, y fuerte vozarrón (lo sé, mis tímpanos sufrieron por más de una semana). Con amor, esta entrada está dedicada a todas las rayas de las cebras que no queremos volver a saber de ellas.
¿Quieres compartir tu historia?. Comenta con nosotros y comparte esta nota. Hagamos terapia grupal =)

“Así que, si estás leyendo esto, esto es lo que pienso de ti <3”– Emilio. Santiago.


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
GaviotaPatagona
Standmaster de Torao. ¡El One Piece existe! Periodista. Un alma oscura mitad kawaii/mitad mutante.

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami