Viva el amor: Las ciudades más 1313 y buenas para el cacheteo en Chile


0

Desde que publicamos la nota sobre las ciudades más fomes y pajeras de Chile vol. 1 y luego su vol. 2 con más encuestados y metodología revisada, los lectores y ocasionales parroquianos que pasan por este humilde sitio web a dejar su comentario han obrado de manera curiosa, sorprendiendo a todos en nuestro staff: asumiendo férreas defensas de sus terruños natales o que los han cobijado como hijos adoptivos, discutieron con otros lectores a favor o en contra, yéndose brígidamente “a las manos” y recurriendo a un arsenal de improperios inusuales para esta comunidad de paz y alegría que es el Calabozo Mutante. Impensado, dado que nunca creímos que los mutantes tuvieran tanto amor por su ciudad.

Y es por eso que, este año, nuestra nota sobre ciudades de Chile no hablará de aspectos negativos de nuestras locaciones chilensis, sino acerca del amor. No cualquier tipo de amor, por cierto. Quisimos investigar un tema del que no muchos hablan abiertamente y que probablemente no tantos lectores comentarán con la misma intensidad y vehemencia que en las notas de las ciudades fomes. Porque, para opinar aquí, hay que mojarse el tambembe y hablar con el corazón abierto, la lencería puesta y el condón en la mano.

Nuestro staff encuestó a 250 lectores de todo el país, haciéndoles una simple pregunta: ¿Cuál es la ciudad de Chile donde, en tu opinión, más y mejor sexo se tiene? Muchos pidieron mantener su nombre en reserva, otros lo pensaron dos veces antes de responder. Hay una realidad compleja detrás de un cuestionamiento tan -en apariencia- transparente, y es que quizás no muchos lectores han trepado por Chile como Perico dejando su semilla de amor en el bombo lleno de alguna doncella, o luciendo su tirabuzón de la muerte sublingual con algún mancebo afortunado de las latitudes y longitudes patrias. A diferencia de la nota de las ciudades más fomes, en que básicamente cualquier pelafustán que hubiese vivido al menos un periodo en la zona urbana de dicho enclave podía opinar con seguridad sobre el tema, aquí la cosa requería dos factores clave difíciles de encontrar: gente muy buena para ponerle wendy y que hubiese izado la bandera del amor en más de cuatro ciudades de nuestro lindo y querido Chilito.

Afortunadamente, aunque costó, conseguimos a los 250 calientes magíster en cacheteo, limpieza de alfombras y encerado a succión para votar por las 10 ciudades donde el ciudadano promedio tiene más chance de caer parado en un festivo clima de hormonas, pasión, sudor, fluidos y algunos otros manjares a gusto del consumidor. Vamos a ver qué tanta razón tenía Raffaella Carrà.

 

10. Puerto Montt

Cuenta la leyenda -36 entrevistados- que esta ciudad es tan monótona que la gente debe encontrar otras diversiones alternativas a solo empinar el codo y descender hasta las profundidades más recónditas de la psiquis en carretes donde lo más WTF del ser humano sale a relucir. Alguna vez una persona tuvo la idea de cambiar las tertulias alcohólicas y yerbateras por otro tipo de merequetengues, llenos de calor humano para que el frío costero sea cosa del pasado.

puerto_montt_sensual

Me vine a vivir a Puerto Montt hace siete años y aunque los primeros dos años me aburrí un montón, los otros cinco lo he pasado la raja. Si eres soltera y te mantienes medianamente en forma no hay día en que no puedas hacerla acá. Los minos son calientes, motivados y duran caleta, y si no quedai muy satisfecha, ellos mismos se proponen mejorar la experiencia al tiro. Además, aunque no lo creai, no es poca la gente que ha hecho tríos o sexo en grupo acá. Ya he conocido a unos cuantos, y no todos son cabros universitarios sino que hay de todas las edades. No sé si tenga algo que ver con el estilo de vida de acá, pero de que hay gente motivada para culear, siempre hay.

Alejandra, vive hace 7 años en Puerto Montt.

 

A los hueones acá no les importa nada y las minas van a todas, pero a todas. Inmensamente prendidos, ni comparados a la gente de otras ciudades donde he vivido. Además, súmale acá somos bien viciosos, entonces hartos carretes son con todo, pura leyenda. Y hay caleta de gente infiel loco, pero mucha. Hueones con dos pololas, minas con caleta de hueones con los que salen, de todo. El que dice que Puerto Montt es cartucho no ha salido con los amigos correctos parece.

Esteban, 27 años, nacido y criado en Puerto Montt.

 

9. Iquique

Hay algo en la vida playera que saca la fiebre uterina y el celo del macho cabrío a relucir en la gente del que los aymara denominaran “lugar de sueños”. Era que no, si según cuentan 51 entrevistados, en la noche iquiqueña qué no pasa. Es como pichanga de barrio o escala sucia, todas las pintas sirven y todos contra todos. Tierra de campones.

iquique_sensual

He vivido en Talca, Santiago, Antofagasta e Iquique y, aunque en todas hay hueveo, en Iquique la gente se pasa. Pero mucho. Si tenís moral te fuiste a la chucha acá. O te quedai sin disfrutar casi todas las cosas bacanes de acá, hay que lanzarse y listo. Los hombres le ponen harto cariño y energía, en mi experiencia, y son harto menos fomes y pajeros que en otras ciudades. Te hablo de los hombres de acá, porque igual viene harto turista y esos no cachan nada, normalmente no tienen acceso a los carretes que son más hardcore y donde la gente se suelta más, en confianza. Mucho mino casado que te busca para huevear, o minas casadas hueveando a cabros chicos de la U también.

Carla, vive hace 5 años en Iquique.

 

Aunque no soy muy bueno para salir a huevear con minas que no conozco, porque soy de esa extraña raza en extinción de gente que no está ni ahí con cagarse a su polola, siempre hay oportunidades. Minas ricas, motivadas, calientes y que van a todas, especialmente las pendejas universitarias de ahora. Igual mis amigos casados me cuentan que hay harto gorreo que se ve en el mundo profesional, y mucho puterío igual. En el fondo todo se resume en que la gente es caliente no más y siempre quiere ponerla donde pueda.

Juan Pablo, vive hace 3 años en Iquique.

 

8. Rancagua

66 entrevistados aseguran a pie y espuelas juntas que la zona huasa es mandada a hacer para los cuatro puntos buenos. All day long, al parecer. Movidas no faltan, desde las clásicas canitas al aire con la jovenzuela curiosilla o las escaramuzas furtivas con el mozo de turno. ¿Y su mejor arma, dicen? El aguante nivel super saiyajin. ¡Ejalé!

rancagua_sensual

No sé si es porque no hay mucho que hacer o que ha llegado harta gente nueva a la ciudad, pero aquí hay gente muy caliente y buena para culear. Pero de esas minas gozadoras y locos que aguantan su par de horas mínimo, fácil, ese nivel. Acá he podido hacer cosas que ninguna mina en Viña o La Serena me ha pescado, onda, harto anal y secas para el sexo oral. Yo me separé porque estaba empotado con una mina con la que no me podía dejar de juntar para tirar, y desde entonces no he parado de salir con minas distintas.

Francisco, vive hace 12 años en Rancagua.

 

Acá lo bueno es que los minos tienen harto aguante, buena resistencia. No son los más bonitos de la vida pero filo, para culear importa que sepan hacer lo justo y necesario bien, y aquí la gente sapbe. Son bien pervertidos los hombres que me ha tocado conocer, de manos largas y siempre tirándola, como dejando la talla que no es talla, tirando el palo. Si les sale, la hacen. Las minas de acá, aunque no todas, fresquean igual su resto. Me gusta que sea así, porque yo no soy de relaciones serias y nunca me ha faltado “mano” acá, jaja.

María Paz, vive hace 21 años en Rancagua.

 

7. Talca

Yo no entiendo nada. La votan entre las más fomes dos veces y ahora me salen con que acá hay puros Rocco Siffredi y Sashitas Grey. ¿Cómo es la cosa? ¿El 1313 no cabe en el ítem “entretención” de la canasta de necesidades básicas en el hogar de nuestros lectores? En fin, el asunto es el siguiente: en Talca hay mucha gente californication con ganas de pasarlo bien y, por lo que afirman 84 entrevistados, 1 de 5 es tu chance de hacerla con un parroquiano local si es que no eres Hodor o tienes un gemelo parásito en tu frente.

talca_sensual

Demás que ayuda el que sea una ciudad universitaria, pero yo al menos tengo 37, hace rato que salí de la U y lo que he visto es que la gente es promiscua y buena para el hueveo en todas las edades. Harta gente se pone el gorro acá, hay hartas escorts aunque no es algo que se dice mucho. No conozco cómo estará el ambiente universitario a estas alturas pero al menos en el ambiente “pega” siempre puede saltar la liebre y pasa de todo, no podría decir que el sexo que he tenido en Talca ha sido fome, nunca.

Rodrigo, lleva 37 años viviendo en Talca.

 

Acá hay gente bien perversa para sus gustos, eso te lo firmo. Como te dije, yo soy escort y he vivido en Concepción, Los Ángeles, Santiago, Valparaíso y ahora Talca, y acá la gente se vuela. Están en otra, y le ponen color, jaja. Te digo que sí o sí es la ciudad donde he tenido más clientes fieles y me he llevado las mejores sorpresas, con hombres y mujeres. Lo otro es que hay hartas universitarias que se están metiendo en esto así que de a poco se ha ido masificando. No sé cómo era cinco años atrás, antes que yo llegara acá, pero ahora si sabes buscar siempre vas a encontrar un lugar donde haya algo pasando y te pueda ir bien. Las chiquillas son súper atrevidas igual, escorts o no escorts.

Liliana, vive hace 5 años en Talca.

 

6. Valparaíso

Cuando empecé a hacer esta seria investigación conducente al grado de doctor en artes amatorias de la Universidad de Miskatonic, pensé que Valpo era más motivado. En serio, tenía esa sensación quizás por la inefable reputación del puerto principal, a lo Eje, “tienes que vivirlo”. Me imaginé siempre que, cuando uno vive allá, el límite lo pones tú. Y algo así es, de acuerdo a 98 entrevistados, pero no tanto como creí.

Acá la mano es que siempre hay harto carrete y el carrete siempre conlleva oportunidades para culear. Es cosa de no ser un mandril y mantenerse relativamente más digno que los otros hueones del carrete y listo, te sale la movida. No digo que las minas de acá sean fáciles, pero sí son como más liberales, no sé. Como que el sexo se vive no más, no es una hueá que la gente se cuestione mucho. Es rico culear, entonces se hace. Y como se hace harto, la gente se ha vuelto buena en eso. La práctica hace al maestro, qué sé yo.

Andrés, vive hace ocho años en Valparaíso.

 

Personalmente, acá he conocido a los hueones más buenos para el sexo de todo Chile, o al menos todos los lugares donde he estado y que no han sido pocos. Las minas igual se lucen, a la gente le gusta culear. No falta el hueón motivado con hueás medias tiradas de las mechas, pero es cosa de parar el carro si es que una no quiere y por lo general entienden, no son tan bestias como en otros lados en que se montan como perros y hay que bajarles el rouge a patadas en las bolas. No me voy en volada de que acá “se hace el amor” pero sí que la cosa es más recreacional, como de pasarlo bien, no tanto de sacarse las ganas, porque normalmente no andas con ganas ya que siempre tienes oportunidades para tener sexo.

Andrea, adoptada por Valparaíso hace 6 años.

 

5. Temuco

Viví 9 años en Temuco y me los pasé casi todos pololeando con una sola mina. Soy absolutamente incapaz de corroborar esta declaración que 127 entrevistados hacen con toda seguridad, diciendo que en el centro urbano de La Araucanía el merkén pega fuerte en los compañones y las damas gustan de azotar el kultrún al son del 1313. Por otro lado, la mayoría de mis amigos y amigas son de Temuco y por la reñoña que son demenciales cuando se trata de mover el bote. Quizás algo de cierto hay en esto, ¿ah?

temuco_sensual

Nunca olvidaré las fiestas mechonas de la UFRO a inicios de los años 2000, cuando los pastos de toda la U eran un gran motel y la gente iba de otras universidades a carretear a Francisco Salazar porque era fijo que le salía culión. Con el tiempo se fueron limitando los espacios públicos para ponerle bueno pero eso solo se trasladó a la comodidad de las casas. Tú no cachai la cantidad de mambo que sale post carrete en XS. Te faltarían planas de tu blog para escribir todas las tallas que he vivido o que han vivido mis amigos. Gente más caliente y con más aguante no he conocido en mi vida.

Marcelo, 33 años viviendo en Temuco.

 

Tengo amigas que viajan de otros lados de Chile a carretear acá porque no han podido superar a los amigos que les he presentado o los minos que han conocido en los carretes. Con eso te digo todo. Acá el sexo es bueno y bonito, porque hay harto caracho agradable en comparación a otras ciudades, jaja. En lo que se cacha que la gente es pro es que, por ejemplo, a mí me gusta hacer de todo y cuando me ha tocado estar con locos desconocidos saben súper bien cómo hacerla, sin que una lo pase mal ni se sienta incómoda. Y por la chucha que se gorrea acá, ¡hueón oh!

Camila, 26 años de vida en Temuco.

 

4. Antofagasta

166 entrevistados no pueden estar equivocados. La “Perla del Norte” brilla y no precisamente por el sol. Si tuvieran que barrer la ciudad con luz ultravioleta no quedaría títere con cabeza. Ciudad de infidelidad, merequetengue de primer nivel, mucho desenfreno y kamasutra de bolsillo, tal parece que si quieres sumergirte en el abismo de las artes amatorias debes sacar pasajes al norte y lanzarte a la lujuria sin retorno.

Pura locura esta ciudad, hueón. Gente caliente y buena para tirar, me encanta. He probado de todo acá y también en otros lados, y no cambio mi Antofa. Una mezcla loca entre universitarios, marinos, putas, viejos gorreros y viejas calientes, todos con ganas de huevear, todos los días del año.

Carolina, lleva 4 años viviendo en Antofagasta.

 

Digan lo que quieran, pero vengan primero a Antofagasta y que después opinen. Acá es otro nivel, hueón. Minas ricas y buenas para el hueveo, minos ricos y también buenos para el hueveo. Ser bisexual en esta ciudad ha sido una bendición, jaja.

Bernardo, vive en Antofagasta hace 6 años.

 

3. Viña del Mar

170 entrevistados coinciden en que Viña tiene festival no solo en el verano, sino que los que viven en la Ciudad Jardín el resto de los meses en que los turistas desaparecen no dejan de gozar tupido y parejo de las bondades del sexo. Incluso, dicen que en “las vacaciones se chacrea un poco porque llega mucho santiaguino jugoso queriendo puro comerse minas a toda costa y las locas se espantan un poco”, o que “las minas de acá igual se revolucionan con los mijitos de afuera y se rompe el equilibrio natural que hace que los losers culiaos como uno igual puedan merecer”. Sin embargo, desde marzo en adelante hay que hacer patria y las ganas, tal como la cosecha de solteros, nunca se acaban.

Minas muy ricas y, para qué andamos con cosas, hombres motivados igual con el físico. La gente no es tan lechona como en otros lados, me da la idea, pero sí son súper calientes casi todos los que conozco. Desde que uno está en el colegio que en los carretes pasa de todo, y después en el verano es la locura. Hay tantas opciones de hueveo que te sobran. Hay discos en que si uno va, la gente ya sabe a lo que vas y son súper directas las minas cuando te saludan, al tiro joteando.

Fabián, vive en Viña del Mar hace 26 años.

 

Se da harto lo de tener más de una pareja acá, incluso lo de los tríos y esas cosas. Parece fantasía pero no es así, es más frecuente de lo que podrías creer. Mientras una sea discreta y rinda bien en el sexo, se te abren las puertas de muchas cosas. Pregunta por ahí y demás que otro te cuenta lo mismo que te estoy diciendo yo. Los hombres andan en la misma parada, puro sexo, nada de compromiso. Muchos ya tienen sus parejas oficiales o familias, nadie necesita andar gritando lo que hace, pero de que se hace, se hace, mucho y muy bien.

María Cecilia, vivió 18 años en Viña del Mar.

 

2. Santiago

Casi por probabilística, la capital de Chile tenía que salir en las primeras posiciones de este sensual recuento. Sin embargo, lo que no sabíamos es que la gente era TAN motivada, rendidora y pervertida. Nada de misionero, de una al modo hard, dicen nuestros 201 entrevistados que votaron por la Metropolitana. Harto accesorio, tríos, más de una pareja sexual a la vez, oda al sexo anal y competencias de sexo oral desde tempranas edades entre colegiales y, luego, universitarios. El Santiago bizarro que quizás está justo al lado tuyo y nunca viste porque eres muy virgen para acceder a él.

Diría que, comparativamente con otras ciudades donde he estado, es más difícil encontrar minos que tiren bacán, pero siempre tienes oportunidades y eso compensa un poco. Puedes tirar harto, y en volada conoces a un loco que tire bien y con el que puedas seguir tirando seguido. Se da harto acá lo del no tener compromisos y si te he visto no me acuerdo. Aunque no toda la gente es tan relax, sí hay como una onda más liberal en cuanto al tema del sexo, especialmente en gente más treintona y cuarentona. Pero de la boca para afuera nadie dice nada, serías una ordinaria si dices que te gusta mucho el pico, acá les importa mucho el qué dirán. Sin embargo, a todas les gusta; unas son más rogadas que otras, eso es todo.

Carla, vive hace 28 años en Santiago.

 

Yo estudié en un colegio que la gente podría creer que es súper casto y puro, y te juro que no es así. En el fondo, lo que he aprendido es que todos los santiaguinos somos calientes pero lo vivimos y expresamos de distintas formas. En mi colegio, por ejemplo, se daba poco el sexo vaginal por parte de mis compañeras con sus pololos y sus pinches pero sí mucho el sexo anal y oral. Pero mucho. Tuve compañeras que creían que si no chupaban bien un pene el pololo las iba a patear, ese nivel de trauma. Hay gente bien sadomaso igual, al menos en mi círculo de gente. No te digo que a un nivel “sombras de Grey”, pero sí sus cachetadas en la cara y escupos en la boca y los ojos. Hay mucha represión en que “las niñitas no pueden hacer cochinadas” y eso solo genera minas más cochinas, es inversamente proporcional. Y ya estando en la U, en que ves gente de todas realidades, vas viendo que todos tienen una vida sexual súper activa pero traen distintos “trucos” a la mesa. Santiago, en ese sentido, me gusta porque tienes la posibilidad experimentar todo lo que quieras sin salir del radio urbano y muchas veces en el mismo lugar de carrete, es como una feria gourmet, jaja.

Fabiola, lleva 26 años viviendo en Santiago.

 

1. Concepción

Peleado con Santiago, con 212 entrevistados que dieron su voto a la capital del Biobío, está el cónclave penquista del merequetengue que, al parecer, ha cambiado bastante desde que hice mi práctica allá porque yo incluso lo encontré medio fruncido cuando se trataba del tema amatorio. Medio quisquilloso y distante. Pero al parecer fue mala suerte mía no más, porque la gente asegura que tiene lo cosmopolita de Santiago, pero con gente más cagada de la cabeza y que no está ni ahí con el preámbulo. Hasta que choque el hueso.

Hay muchos lugares en Conce donde distorsionarse y obvio que siempre salen oportunidades de cacha si es que tú quieres. No todo el mundo anda buscando eso pero, si quieres, ahí está. A la gente no le importa mucho de dónde vienes o si pololeas, estás casado o tienes no sé cuántas guaguas. Si te encontraron rica o rico, listo, la hiciste. En su tiempo el en Barrio Estación tenías la mano, ahora en los clandestinos y otros pubs más onderos. La vida nocturna universitaria siempre llevándola, obvio. Lo que me gusta de los hombres que viven acá, la mayoría sureños, es que le ponen ganas y están bien dotados. He tenido malas experiencias pero han sido las menos. Las mujeres igual tenemos lo nuestro y vamos a todas, en general las minas que conozco y yo disfrutamos de todo, si se sabe hacer y el mino te motiva lo suficiente para irte en volada.

Valentina, vive hace 25 años en Concepción.

 

Soy de Santiago y aunque allá nunca me faltó sexo, en Conce la cagó. Gente piteada con la hueá. Aquí tuve mi primera vez de casi todo, y todas fueron tan buenas que las he seguido repitiendo. Soy como polisexual a esta altura, no sé cómo se dice, jaja. Acá supe lo que era bueno y ninguna otra ciudad de las nueve de Chile en que he vivido se puede llevar ese mérito, y nunca le he hecho asco al sexo en ninguna. Viva Conce, CTM.

Javiera, lleva 4 años viviendo en Concepción.

 

Y, haciendo el recuento, salvo algunas ciudades que se llevan los aplausos, como el primer lugar del ranking, parece que la señora Carrà no le atinó mucho al pronóstico de su memorable canción, ya que el sur brilla por su ausencia. Entre el staff también hicimos nuestra propia encuesta interna, pero no logramos llegar a un consenso sobre ciudades. Quizás somos muy poco patiperros o demasiado vírgenes para entrar a semejante nivel gozador bohemio cosmopolita. Sin embargo, logramos concordar en una cosa: por la reflauta que son sensuales los ascensores.

staff1 staff2 staff3 staff4

 

¿Qué opinan del ranking? ¿Están de acuerdo o hay alguna ciudad buena para el cacheteo intenso que se quedó injustamente afuera del podio? Hagan patria en los comentarios, y felices cachitas a todos este San Calentín. 🙂


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
1
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami