Whiskey in the Jar: las ciudades chilenas con el carrete más hardcore


0

Tiempo atrás, hice una nota sobre las ciudades donde no era recomendable vacacionar porque eran lisa y llanamente fomeques, y los entrevistados terminaron declarando que no solo eran pajeras para ir de visita, sino también para vivir en cualquier momento del año. Falta de cultura, sociedad pechoña, cultura arribista, elija usted el atributo más sabroso. Lo cierto es que, también, hay otra cara de la moneda. Una que tal vez le importa más al cabro bueno para el mambo, ese jovencillo incombustible que gusta de las historias mutantes que entrega la noche, el alcohol y el desorden mental que se desata en los asistentes a un malón de aquellos.

Y es que, en boca de 65 entrevistados desde Arica a Punta Arenas, hay ciudades con cierta mística que sacan lo mejor y lo peor de la gente al momento de carretear. “Distorsionan a las personas más allá de sus propios filtros de dignidad y cordura”, aseguró Priscilla, una valdiviana que se camiseteó orgullosamente por su ciudad. Aquí, a diferencia de las ciudades más fomes de Chile, tener el carrete más hardcore es una chapa que se lleva con honor.

6. Valparaíso

A ver, antes de seguir, una distinción que vale para todas las ciudades del ranking armado por los entrevistados; no se trata aquí del mejor carrete o el más visible, sino del más sórdido, cuático y, a veces, incomprensible para los que llegan de buenas a primeras a sumergirse en los rincones más oscuros del mambo nocturno. Y Valparaíso, una de las ciudades bohemias y universitarias por excelencia del terruño nacional, no solo se saca los fierazos carretes a toda hora del día, en cualquier rincón de la ciudad, sino que si escarbas lo suficiente -y sin mucho esfuerzo- puedes encontrar espacios donde las reglas no existen y solo los más valientes sobreviven en cuerpo, mente y espíritu.

 

“Puedes partir en Pagano y terminar quién sabe dónde, con gente que no has visto nunca en tu vida, jugando a la verdad, tomando al seco, agarrando con cualquier persona y todo queda ahí, en la volada del carrete. Los mejores caños que podrías fumar en tu vida salen en esos carretes, y un montón de otras hueás más que no sabes ni siquiera qué son o de dónde las sacan. Uno, dos, tres minos te comes en el mismo carrete y es normal; es como si al entrar a las casas del carrete te dijeran ‘aquí no se puede carretear si tienes criterio formado’. Para mí, que soy buena para carretear, incluso puede ser mucho. A veces hay locos que se van en papa y cuentan sus historias que son de lo más raras. Estás con un mino que viene de Viña a puro distorsionarse y al lado un hueón recién salido de la cana. Hay de todo”.

Andrea, Valparaíso.

 

“No sé si es porque es puerto, pero la gente tiene ese espíritu de hueveo y ebriedad como impregnado en el vivir en Valpo. Pero los carretes raros no los encuentras, casi nunca, en los pubs o las discos, sino en las casas; pueden partir en la disco, y la distorsión empieza después. Se carretea hasta el amanecer, y tienes que tener aguante, porque se toma mucho, hay harta droga y situaciones culiás cuáticas. El límite lo pones tú; si eres muy lanzado, todas las drogas están a tu disposición, puedes comerte al mino o mina que quieras, y nadie se hace muchos atados por eso. Es parte de la cultura del carrete porteño, porque aquí llega la gente de San Antonio, de Quintero, que son piteados y tienen la distorsión en la sangre, jaja”.

Paula, Valparaíso.

valpo
Valpo, eres un loquillo.

 

5. Los Ángeles

En apariencia, y para todos los efectos formales del carrete convencional, no tiene gran variedad de estilos musicales y de entretención nocturna. Sin embargo, en las entrañas de la ciudad, se oculta un bichito de distorsión más allá de lo convencional; el verdadero carrete mutante ocurre en los estacionamientos de las discos, en campos alrededor de la ciudad o en miradores públicos, con acceso a ríos en caminos rurales, donde todo puede pasar. Si te da el cuero, obvio.

 

“El mítico estacionamiento de la Bronco, el San Andrés o los campos, ahí es donde queda la cagada. No hay pacos, no hay nadie, la gente se distorsiona en buena y en mala. Salen mochas y también los medios mambos. Tomas copete con o sin etiqueta en la botella, o mezclas en las mamaderas hechas con todo lo que hay batido en una botella de bebida no retornable, te juntas con gente que no has visto en tu vida y al final terminas ubicando, no conociendo, a todos. Gente del carrete, caras familiares. Pero los carretes quedan en el campo, la distorsión, la gente que viste tirando en pleno campo, los dos o tres minos que se estaba comiendo una mina o al revés, varias minas a un mismo hueón, los locos jalando, la marihuana cuática que te deja peinado hasta el culo, ácido y otras cuestiones más demenciales”.

Jorge, Los Ángeles.

 

“Siempre hay algún conocido con campo donde se hacen los after, y ahí pasa de todo. Absolutamente todo lo que te puedas imaginar, desde comer un queque absolutamente verde de marihuana y terminar jugando fútbol a las 7 AM con una pelota que no existe, hasta la mina y el loco que despiertan sin ropa en un sillón de la casa y cuando salen a buscarla la encuentran cerca del río. Hay harto camping donde también te puedes distorsionar harto, los paisajes se prestan para que uno se libere. La ciudad no tiene mucho que ofrecer, pero alrededor, uf. Y las comunas que están cerca de Los Ángeles, para qué decir. Una vez carreteé en una disco de Santa Bárbara donde un amigo se joteó a una mina y todos los que estaban en la disco le querían pegar; las mesas tenían manteles de cumpleaños. Terminamos tomando en la casa de un loco que trabajaba en la represa de Ralco, tomando botellas de pisco al seco porque así carreteaba él. Y ni siquiera te he hablado del camino a Cerro Colorado, camino a Nacimiento o a Negrete”.

Antonio, Los Ángeles.

elei
Así se puede ver hasta artíshtico, y debe serlo porque toda esta gente terminó bañándose en pelotas en el río celebrando a Baco.

 

4. Concepción

Algunos defienden a brazo partido que Conce es la ciudad más rockera de Chile, donde existe la mayor cantidad de bandas emergentes y se gesta la más abultada escena de mambo alternativo de todo el país. Existe un sinfín de pubs clandestinos, donde el carrete no es una distorsión borracha sin rumbo y donde el único atributo winner es el “todo vale”, sino que hay una onda especial en el Casa de Salud, en el legendario Clandestino, en las fiestas fuera de la ley que ocurren en las comunas periféricas al centro penquista. Esos vacilones en San Pedro, en Talcahuano, Chiguayante o Penco donde, guitarra, copete y hierba en mano, la noche se vuelve una instancia intercultural de profundidad insospechada.

 

“Se carretea mucho en Conce pero si te quedas en el Neruda o el Barrio Estación, que tienen su onda pero son solo el punto de partida, no vas a conocer el carrete de la ciudad tal como es. Hay que ir más allá, a los after. Cuando estai tomando con gente de las Ues y te vas a una casa o a un clandestino, conoces gente de todos lados que está ahí porque llegas por referencia; alguien te dijo que ahí era el mejor carrete del sur. Y más allá, si vas a las comunas, hay una cultura más hardcore. Guitarras, harto rock, historias locas, minas y minos que aperran a todo, que andan experimentando, es una ciudad casi noventera en cuanto a la onda que se vive. Hay que aprender a descubrirla, y el que dice que en Conce no pasa nada, no se ha atrevido lo suficiente a sacarle el rollo”.

Ana María, Concepción.

 

“En Conce la onda de carrete no es como la de otros lados. La gente sí se distorsiona, pero no sé, con un sentido. Los carretes tienen una mística, hay música en vivo casi siempre, hay buena droga, hay gente interesante. Nunca falta el copete, pero a veces ni tomas porque te vas en volada con la música, es súper relativo, pero nunca se pasa mal. Podrías carretear todo un año y nunca ver a las mismas personas en un after. Mucho universitario, locos que saben mucho de música y están viejos y acabados como Lester Bangs de Casi Famosos, hay una fauna enorme de gente que sigue siendo parte de esa escena alternativa. Cuando te vas de Conce, cuesta encontrar una mística similar en otro lado. Yo al menos no la he encontrado”.

Catalina, Concepción.

foto-afterconce
Cae el telón del mambo público, y empieza la distorsión del lado B. (Fuente: PeriodismoUdeC.cl)

 

3. Puerto Aysén

Sin duda, es una ciudad que vive tiempos turbulentos. Fue noticia y ahora ya no. Muchos jóvenes que viven allí se sienten olvidados, y lo prefieren así. Construyen su vida lejos de la moral y la ética del resto de Chile, y experimentan todo lo que desean sin la culpa sobre sus hombros que le impone una sociedad occidental de la que no necesariamente se sienten parte. Es un segmento entre muchos que no siguen ese parámetro, pero los que participan de estos grupos de carrete más extremo, se lanzan con cuática a lo que venga.

 

“No somos una sociedad secreta como a algunos de acá les encanta decir en otros lados, que la gente que carretea acá hardcore es una minoría. No son tan pocos, y no somos hechos mierda sin sentido. Nos atrevemos a otras cosas, probamos cuestiones diferentes, pero porque acá igual se hace arte, igual se lee, igual hay gente que piensa distinto. Y estar lejos del resto de Chile que piensa de una forma distinta sobre el sexo, la pintura, la poesía, da para que uno pueda desarrollarse libre de todos los prejuicios. Claro que hay carretes hardcore, pero como en todos lados, solo que acá tienen mística, cachai. Quizás se la da el que estás al sur de Chile, que acá hay mucha gente que no se siente chilena, que tiene su propia cultura, qué se yo. El tema es que acá, aunque hay mucho sentimiento territorial y si vienes de afuera no te miran bien a la primera, tú pones los límites de lo que quieres hacer. Los escenarios para carretear son tan extensos como la naturaleza misma”.

Álvaro, Puerto Aysén.

 

“La gente de acá toma harto, y toma fuerte. Eso, de partida, a mucha gente le parece hardcore, pero no lo es tanto. Es cuando empiezas a salir a carretear a los campos, al aire libre, cuando descubres lo que es carretear de verdad. No creo que se carretee de esa forma en ninguna otra ciudad de Chile, porque no hay tanto paisaje bonito para recorrer y fumarte un pito, tirar con alguien, tomar un vino y quedarse dormido en una carpa, en medio de la nada. Es una hueá que no se puede describir. No es para cualquiera, pero los que aperran nunca se arrepienten”.

Paula, Puerto Aysén.

aysen
La historia atribulada de la ciudad ha generado una contracultura escondida, donde nada es lo que parece y los jóvenes olvidados experimentan en su propia ley.

 

2. Arica

Los entrevistados aseguran que no es necesario ser un investigador privado para encontrar dónde se hace el carrete hardcore de Arica. Está en las casas, en algunas discos, donde busques puedes pillar algo. Acá la cosa es más del estilo bacanal, con lanzamiento extremo sin pudor ni miedo a mostrar el caracho en las fotos que la ex sede del mambo de las difuntas fiestas 0% alcohol Soho subía a sus propias redes sociales, o en el epítome de lo friki que es la Sunset. Y en la playa, vuélvete loco perrito.

 

“Acá la gente es bien distorsionada pero no sabría decirte por qué. Se carretea fuerte y todos los días de la semana; siempre hay donde encontrar un carrete. Aquí la gente va a todas, y puedes encontrar lo que se te ocurra. No sabría qué más decirte, porque lo que me preguntes, acá está”.

Andrea, Arica.

 

“Viví hasta los 22 en Arica y te puedo decir con mucha propiedad que el que busca siempre encuentra. Carrete friki, me refiero. Conocí a los esperpentos más loquillos allá, personajes que son para hacerles una serie de TV porque de verdad nunca más he visto gente así de extraña, jaja. En los carretes hay de todo lo que te puedas imaginar, pero no todos son así. Tienes que datearte, o ir a las discos donde se sabe que pasa de todo. No toda la gente carretea así, pero en Arica he visto los carretes más inverosímiles de los que tengo memoria”.

Karen, vivió en Arica 22 años.

aricasoho
Fiestas sin alcohol, Q.E.P.D.

 

1. Valdivia

Para 56 de los 65 entrevistados, Valdivia no solo tiene el mejor carrete convencional, sino que al raspar las paredes buscando el código secreto para llegar a los mambos donde solo se entra si conoces a alguien allí, la cosa también parece ser la más prendida. A veces, el carrete te secuestra para seguir dos y hasta tres días en algún sitio porque la cosa está tan buena que simplemente para qué parar.

 

“Hay de todo pero más que nada, buena onda. Se toma mucho pero también se fuma harto, jaja. Hay muuchos lugares donde puedes carretear que no sean los pubs, desde las casas hasta campos y orillas del río, de verdad depende mucho del grupo con el que andes, pero las ganas de huevear están siempre presentes en Valdivia. Y el clima importa una raja; acá se carretea con lluvia o no”.

Gustavo, Valdivia.

 

“Acá la gente está locaaa, jajaja, en serio, yo he estudiado en Temuco y he vivido en Conce y la cosa no se parece en nada a como es acá. Mis amigos que han venido por el verano siempre quieren volver. Mucho y muy buen copete, los taxis son baratos así que puedes llegar a cualquier parte relativamente seguro, y la gente no es tan mala leche en los carretes como en otros lados. Puedes llegar a una casa donde no conoces a nadie, pasarlo la raja y nadie te hace nada que no quieras. Es piola pero igual hardcore si uno quiere. Las opciones están ahí, y una ve si las toma o no. Nadie te obliga a nada y la que quiere lanzarse lo hace; igual pelan un poco en la U, pero menos que en otras ciudades. Yo he visto absolutamente de todo y he hecho de todo acá, y no me arrepiento de nada, jaja”.

Olivia, temuquense viviendo en Valdivia.

valdivia
La calle igual es buen pub cuando la gente siempre tiene la candela adentro, y así es Valdivia, capital nacional del hueveo nocturno.

¿De acuerdo o desacuerdo con el ranking? Hágalo mierda o apoye a los entrevistados en los comentarios justo aquí abajo. 🙂


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
Javosandoval

0 Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Bitnami